viernes, 30 de septiembre de 2016

Santo Bautismo en Zaragoza (Aragón)

Bautismo de la niña Melania. Fecha: 25/09/2016 Parroquia de San Jorge Oficiante: P. Archimandrita Serafín (Stasenko).
Publicado por Sacra Metrópolis de España y Portugal - Patriarcado Ecuménico en Viernes, 30 de septiembre de 2016

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Ο Ισπανίας Πολύκαρπος ιερουργός στην μνήμη του οσίου Χαρίτωνος

Η μνήμη του οσίου Χαρίτωνος τιμήθηκε με αγρυπνία το βράδυ της 27ης Σεπτεμβρίου 2016, στον ναό της αγίας Μαρίνης Ηλιουπόλ...
Publicado por Sacra Metrópolis de España y Portugal - Patriarcado Ecuménico en Miércoles, 28 de septiembre de 2016

martes, 27 de septiembre de 2016

Porto / Aveiro - Peregrinação a Lourdes (França)


O nosso Vicariato de Portugal e Galiza está a organizar uma peregrinação a Lourdes (França) do 30 de outubro ao 2 de novembro de 2016, com o seguinte programa:

-Domingo 30/10/2016
21:00 Partida do Porto, Igreja Ortodoxa de São Pantaleão.
22:00 Partida de Aveiro.
22:15 Partida para Lourdes.

-Segunda-feira 31/10/2016
10:00 Chegada a Lourdes.
11:00 Check-in no Hotel Croix de Malte.
12:30 Almoço.
17:00 Piscinas.
19:00 Jantar.
21:00 Hino Acatisto.

-Terça-feira 01/11/2016
08:00 Pequeno-almoço.
10:00 Visitas Basílica, etc.
12:00 Almoço.
14:00 Programa livre.
19:00 Jantar.
21:00 Hino Acatisto.

-Quarta-feira 02/11/2016
08:00 Pequeno-almoço.
09:30 Divina Liturgia ortodoxa.
12:00 Almoço.
13:30 Partida de Lourdes.
24:00 Chegada ao Porto.

Para mais informações, ligue ao P. Arquimandrita Philip Jagnisz através do (+351) 937583846 ou (+351) 966200964.

lunes, 26 de septiembre de 2016

"Tratados". Zenón de Verona


San Zenón ocupa el octavo lugar entre los obispos de Verona, según tradición de esta Iglesia. La época de su pontificado cabe situarla entre los años 360 y 380 aproximadamente. También según tradición de la misma Iglesia, san Zenón procedía de África, razón por la cual en la Basílica a él dedicada se le representa como un hombre de raza negra.

La fuente principal para conocer a este Santo Padre está en sus propios sermones, redactados con fuerza y elegancia –según expresión de Newman–. En ellos se revela la fuerte personalidad y el carácter apasionado de un verdadero pastor, preocupado por alimentar a sus fieles con la auténtica doctrina de Cristo. Especialmente emotivas son sus palabras cuando que se dirige a los neófitos.

Esos mismos sermones ponen de manifiesto que su autor era hombre culto, conocedor de los escritores eclesiásticos, sobre todo latinos (Tertuliano, Cipriano, Lactancio, Hilario, Gregorio de Elvira), y familiarizado con los clásicos paganos (Virgilio, Horacio, Ovidio, Cicerón, Séneca, Apuleyo); sus conocimientos, por lo demás, –sin olvidar la filosofía– se extendían también a otros ámbitos muy diversos.

El sermonario zenoniano lo componen 94 tractatus (u homilías), testimonio vivo de la actividad pastoral de un obispo extraordinario. Se advierte en ellos una especial preocupación por explicar al pueblo pasajes del Antiguo Testamento –preocupación que comparten también otros obispos del siglo iv, como san Ambrosio y san Gregorio de Elvira–. La convergencia en Cristo de toda la Escritura, Antiguo y Nuevo Testamento, preside siempre la hermenéutica zenoniana. Los Testamentos son dos –dice–, pero uno solo el testador. El testador es Cristo, a quien aplica las figuras del pez, de cuya boca han salido dos denarios, esto es, los dos Testamentos; del padre de familia, que saca de sus tesoros cosas nuevas y antiguas; de la pluma de escribano, que ha sido cortada y tiene dos vértices en su punta con los que dibuja un sola letra, un solo Cristo, Hijo de Dios… los cuales no pueden ser útiles uno sin el otro, porque, así como el nuevo [Testamento] da fe del antiguo, del mismo modo el antiguo ofrece testimonio del nuevo, como está escrito: Una sola vez ha hablado el Señor y estas dos cosas hemos oído (Sal 61, 12).

A la riqueza doctrinal que ofrecen los tratados de Zenón, tanto en el ámbito dogmático como en el de la teología moral, añádase la singular importancia que adquieren los sacramentos de la iniciación cristiana. El bautismo es tema central en estos sermones, en los que aflora con abundancia la doctrina de san Pablo:

«Porque vuestro hombre viejo (Col 3, 9) ha sido felizmente condenado, para ser absuelto, habiendo sido sepultado en el agua de un mar sagrado, de modo que, vivificado en el nido del sepulcro, disfrutara de los derechos de la resurrección».

Y, junto al bautismo, la eucaristía:

«…después de que vuestras almas nacieran a la esperanza de la inmortalidad por el lavacro de vida de la blanca fuente, de la que, quienes erais de diversa edad y de diversa nación, salisteis de inmediato como auténticos hermanos, como niños engendrados al mismo tiempo, a vosotros os exhorto a celebrar la fiesta de un nacimiento tan grande con un gozoso convite…, con una comida celeste, pura, saludable y eterna; recibidla con hambre para que podáis estar siempre saciados y ser felices.

»El padre de familia [Dios Padre] os da de su mesa el pan y el precioso vino de sus frutos».

FICHA TÉCNICA

Preparado por: Pascual Torró, Joaquín 
Publicado por: Editorial Ciudad Nueva
Edición: 14/09/2016
Primera edición: 14/09/2016
ISBN: 978-84-9715-359-1
Páginas: 488
Formato: 15x23,5. Edic. bilingüe
Peso: 780 gr.


domingo, 25 de septiembre de 2016

Zaragoza (Aragón) - Divina Liturgia de comienzo del curso escolar

Domingo 25/09/2016 Celebrante: P. Archimandrita Serafín (Stasenko)
Publicado por Sacra Metrópolis de España y Portugal - Patriarcado Ecuménico en Domingo, 25 de septiembre de 2016

sábado, 24 de septiembre de 2016

"Synodality and Primacy during the First Millennium: Towards a Common Understanding in Service to the Unity of the Church"


‘We declare to you what we have seen and heard so that you also may have communion [koinonia] with us; and truly our communion [koinonia] is with the Father and with his Son Jesus Christ. We are writing these things so that our joy may be complete.’ (1Jn 1:3-4)

1. Ecclesial communion arises directly from the Incarnation of the eternal Word of God, according to the goodwill (eudokia) of the Father, through the Holy Spirit. Christ, having come on earth, founded the Church as his body (cf. 1Cor 12:12-27). The unity that exists among the Persons of the Trinity is reflected in the communion (koinonia) of the members of the Church with one another. Thus, as St Maximus the Confessor affirmed, the Church is an ‘eikon’ of the Holy Trinity.1 At the Last Supper, Jesus Christ prayed to his Father: ‘Protect them in your name that you have given me, so that they may be one, as we are one’ (Jn 17:11). This Trinitarian unity is manifested in the Holy Eucharist, wherein the Church prays to God the Father through Jesus Christ in the Holy Spirit.

2. From earliest times, the one Church existed as many local churches. The communion (koinonia) of the Holy Spirit (cf. 2Cor 13:13) was experienced both within each local church and in the relations between them as a unity in diversity. Under the guidance of the Spirit (cf. Jn 16:13), the Church developed patterns of order and various practices in accordance with its nature as ‘a people brought into unity from the unity of the Father, the Son and the Holy Spirit’.2

3. Synodality is a fundamental quality of the Church as a whole. As St John Chrysostom said: ‘“Church” means both gathering [systema] and synod [synodos]’.3 The term comes from the word ‘council’ (synodos in Greek, concilium in Latin), which primarily denotes a gathering of bishops, under the guidance of the Holy Spirit, for common deliberation and action in caring for the Church. Broadly, it refers to the active participation of all the faithful in the life and mission of the Church. 

4. The term primacy refers to being the first (primus, protos). In the Church, primacy belongs to her Head – Jesus Christ, ‘who is the beginning, the firstborn from the dead; that in all things he might have the pre-eminence [protevon]’ (Col. 1:18). Christian Tradition makes it clear that, within the synodal life of the Church at various levels, a bishop has been acknowledged as the ‘first’. Jesus Christ associates this being ‘first’ with service (diakonia): ‘Whoever wants to be first must be last of all and servant of all’ (Mk 9:35).

5. In the second millennium, communion was broken between East and West. Many efforts have been made to restore communion between Catholics and Orthodox, but they have not succeeded. The Joint International Commission for Theological Dialogue between the Roman Catholic Church and the Orthodox Church, in its ongoing work to overcome theological divergences, has been considering the relationship between synodality and primacy in the life of the Church. Different understandings of these realities played a significant role in the division between Orthodox and Catholics. It is, therefore, essential to seek to establish a common understanding of these interrelated, complementary and inseparable realities.

6. In order to achieve this common understanding of primacy and synodality, it is necessary to reflect upon history. God reveals himself in history. It is particularly important to undertake together a theological reading of the history of the Church’s liturgy, spirituality, institutions and canons, which always have a theological dimension.

7. The history of the Church in the first millennium is decisive. Despite certain temporary ruptures, Christians from East and West lived in communion during that time, and, within that context, the essential structures of the Church were constituted. The relationship between synodality and primacy took various forms, which can give vital guidance to Orthodox and Catholics in their efforts to restore full communion today.

The Local Church

8. The one, holy, catholic and apostolic Church of which Christ is the head is present in the eucharistic synaxis of a local church under its bishop. He is the one who presides (the ‘proestos’). In the liturgical synaxis, the bishop makes visible the presence of Jesus Christ. In the local church (i.e. a diocese), the many faithful and clergy under the one bishop are united with one another in Christ, and are in communion with him in every aspect of the life of the Church, most especially in the celebration of the Eucharist. As St Ignatius of Antioch taught: ‘where the bishop is, there let all the people be, just as, where Jesus Christ is, we have the catholic church [katholike ekklesia]’.4 Each local church celebrates in communion with all other local churches which confess the true faith and celebrate the same Eucharist. When a presbyter presides at the Eucharist, the local bishop is always commemorated as a sign of the unity of the local church. In the Eucharist, the proestos and the community are interdependent: the community cannot celebrate the Eucharist without a proestos, and the proestos, in turn, must celebrate with a community.

9. This interrelatedness between the proestos or bishop and the community is a constitutive element of the life of the local church. Together with the clergy, who are associated with his ministry, the local bishop acts in the midst of the faithful, who are Christ’s flock, as guarantor and servant of unity. As successor of the Apostles, he exercises his mission as one of service and love, shepherding his community, and leading it, as its head, to ever-deeper unity with Christ in the truth, maintaining the apostolic faith through the preaching of the Gospel and the celebration of the sacraments.

10. Since the bishop is the head of his local church, he represents his church to other local churches and in the communion of all the churches. Likewise, he makes that communion present to his own church. This is a fundamental principle of synodality.

The Regional Communion of Churches

11. There is abundant evidence that bishops in the early Church were conscious of having a shared responsibility for the Church as a whole. As St Cyprian said: ‘There is but one episcopate but it is spread amongst the harmonious host of all the numerous bishops’.5 This bond of unity was expressed in the requirement that at least three bishops should take part in the ordination (cheirotonia) of a new one;6 it was also evident in the multiple gatherings of bishops in councils or synods to discuss in common issues of doctrine (dogma, didaskalia) and practice, and in their frequent exchanges of letters and mutual visits.

12. Already during the first four centuries, various groupings of dioceses within particular regions emerged. The protos, the first among the bishops of the region, was the bishop of the first see, the metropolis, and his office as metropolitan was always attached to his see. The ecumenical councils attributed certain prerogatives (presbeia, pronomia, dikaia) to the metropolitan, always within the framework of synodality. Thus, the First Ecumenical Council (Nicaea, 325), while requiring of all the bishops of a province their personal participation in or written agreement to an episcopal election and consecration - a synodical act par excellence - attributed to the metropolitan the validation (kyros) of the election of a new bishop.7 The Fourth Ecumenical Council (Chalcedon, 451) again evoked the rights (dikaia) of the metropolitan – insisting that this office is ecclesial, not political8 - as did the Seventh Ecumenical Council (Nicaea II, 787), also.9

13. Apostolic Canon 34 offers a canonical description of the correlation between the protos and the other bishops of each region: ‘The bishops of the people of a province or region [ethnos] must recognize the one who is first [protos] amongst them, and consider him to be their head [kephale], and not do anything important without his consent [gnome]; each bishop may only do what concerns his own diocese [paroikia] and its dependent territories. But the first [protos] cannot do anything without the consent of all. For in this way concord [homonoia] will prevail, and God will be praised through the Lord in the Holy Spirit’.10

14. The institution of the metropolitanate is one form of regional communion between local churches. Subsequently other forms developed, namely the patriarchates comprising several metropolitanates. Both a metropolitan and a patriarch were diocesan bishops with full episcopal power within their own dioceses. In matters related to their respective metropolitanates or patriarchates, however, they had to act in accord with their fellow bishops. This way of acting is at the root of synodical institutions in the strict sense of the term, such as a regional synod of bishops. These synods were convened and presided over by the metropolitan or the patriarch. He and all the bishops acted in mutual complementarity and were accountable to the synod.

The Church at the Universal Level

15. Between the fourth and the seventh centuries, the order (taxis) of the five patriarchal sees came to be recognised, based on and sanctioned by the ecumenical councils, with the see of Rome occupying the first place, exercising a primacy of honour (presbeia tes times), followed by the sees of Constantinople, Alexandria, Antioch and Jerusalem, in that specific order, according to the canonical tradition.11

16. In the West, the primacy of the see of Rome was understood, particularly from the fourth century onwards, with reference to Peter’s role among the Apostles. The primacy of the bishop of Rome among the bishops was gradually interpreted as a prerogative that was his because he was successor of Peter, the first of the apostles.12 This understanding was not adopted in the East, which had a different interpretation of the Scriptures and the Fathers on this point. Our dialogue may return to this matter in the future.

17. When a new patriarch was elected to one of the five sees in the taxis, the normal practice was that he would send a letter to all the other patriarchs, announcing his election and including a profession of faith. Such ‘letters of communion’ profoundly expressed the canonical bond of communion among the patriarchs. By including the new patriarch’s name, in the proper order, in the diptychs of their churches, read in the Liturgy, the other patriarchs acknowledged his election. The taxis of the patriarchal sees had its highest expression in the celebration of the holy Eucharist. Whenever two or more patriarchs gathered to celebrate the Eucharist, they would stand according to the taxis. This practice manifested the eucharistic character of their communion.

18. From the First Ecumenical Council (Nicaea, 325) onwards, major questions regarding faith and canonical order in the Church were discussed and resolved by the ecumenical councils. Though the bishop of Rome was not personally present at any of those councils, in each case either he was represented by his legates or he agreed with the council’s conclusions post factum. The Church’s understanding of the criteria for the reception of a council as ecumenical developed over the course of the first millennium. For example, prompted by historical circumstances, the Seventh Ecumenical Council (Nicaea II, 787) gave a detailed description of the criteria as then understood: the agreement (symphonia) of the heads of the churches, the cooperation (synergeia) of the bishop of Rome, and the agreement of the other patriarchs (symphronountes). An ecumenical council must have its own proper number in the sequence of ecumenical councils, and its teaching must accord with that of previous councils.13 Reception by the Church as a whole has always been the ultimate criterion for the ecumenicity of a council.

19. Over the centuries, a number of appeals were made to the bishop of Rome, also from the East, in disciplinary matters, such as the deposition of a bishop. An attempt was made at the Synod of Sardica (343) to establish rules for such a procedure.14 Sardica was received at the Council in Trullo (692).15 The canons of Sardica determined that a bishop who had been condemned could appeal to the bishop of Rome, and that the latter, if he deemed it appropriate, might order a retrial, to be conducted by the bishops in the province neighbouring the bishop’s own. Appeals regarding disciplinary matters were also made to the see of Constantinople,16 and to other sees. Such appeals to major sees were always treated in a synodical way. Appeals to the bishop of Rome from the East expressed the communion of the Church, but the bishop of Rome did not exercise canonical authority over the churches of the East.

Conclusion

20. Throughout the first millennium, the Church in the East and the West was united in preserving the apostolic faith, maintaining the apostolic succession of bishops, developing structures of synodality inseparably linked with primacy, and in an understanding of authority as a service (diakonia) of love. Though the unity of East and West was troubled at times, the bishops of East and West were conscious of belonging to the one Church.

21. This common heritage of theological principles, canonical provisions and liturgical practices from the first millennium constitutes a necessary reference point and a powerful source of inspiration for both Catholics and Orthodox as they seek to heal the wound of their division at the beginning of the third millennium. On the basis of this common heritage, both must consider how primacy, synodality, and the interrelatedness between them can be conceived and exercised today and in the future.

NOTES

1. St Maximus the Confessor, Mystagogia (PG 91, 663D).

2 St Cyprian, De Orat. Dom., 23 (PL 4, 536).

3 St John Chrysostom, Explicatio in Ps 149 (PG 55, 493).

4 St Ignatius, Letter to the Smyrnaeans, 8.

5 St Cyprian, Ep.55, 24, 2; cf. also, ‘episcopatus unus est cuius a singulis in solidum pars tenetur’ (De unitate, 5).

6 First Ecumenical Council (Nicaea, 325), canon 4: ‘It is preferable that a bishop be established by all the bishops of a province; but if this appears difficult because of a pressing necessity or because of the distance to be travelled, at least three bishops should come together; and, having the written consent of the absent bishops, they may then proceed with the consecration. The validation [kyros] of what takes place falls on the metropolitan bishop of each province.’ Cf. also Apostolic Canon, 1: ‘A bishop must be ordained by two or three bishops’.

7 First Ecumenical Council (Nicaea, 325), canon 4; also canon 6: ‘If anyone becomes a bishop without the consent of the metropolitan, the great council decrees that such a person is not even a bishop.’

8 Fourth Ecumenical Council (Chalcedon, 451), canon 12: ‘As for cities that have already been honoured by the title of metropolis by imperial letters, let these cities and the bishops who govern them enjoy only the honour of the title; that is, let the proper rights of the true [kata aletheian] metropolis be safeguarded.’

9 Seventh Ecumenical Council (Nicaea II, 787), canon 11 grants the metropolitans the right to appoint the treasurers of their suffragan dioceses if the bishops do not provide for it.

10 Cf. Council of Antioch (327), canon 9: ‘It is proper for the bishops in every province [eparchia] to submit to the bishop who presides in the metropolis’.

11 Cf. First Ecumenical Council (Nicaea, 325), canon 6: ‘The ancient customs of Egypt, Libya and Pentapolis shall be maintained, according to which the bishop of Alexandria has authority over all these places, since a similar custom exists with reference to the bishop of Rome. Similarly in Antioch and the other provinces, the prerogatives [presbeia] of the churches are to be preserved’; Second Ecumenical Council (Constantinople, 381), canon 3: Let the bishop of Constantinople … have the primacy of honour [presbeia tes times] after the bishop of Rome, because it is New Rome’; Fourth Ecumenical Council (Chalcedon, 451), canon 28: ‘The Fathers rightly accorded prerogatives [presbeia] to the see of older Rome since that is an imperial city; and moved by the same purpose the one hundred and fifty most devout bishops apportioned equal prerogatives to the most holy see of New Rome, reasonably judging that the city which is honoured by the imperial power and senate and enjoying privileges equalling older imperial Rome, should also be elevated to her level in ecclesiastical affairs and take second place after her’ (this canon was never received in the West); Council in Trullo (692), canon 36: ‘Renewing the enactments of the one hundred and fifty Fathers assembled at the God-protected and imperial city, and those of the six hundred and thirty who met at Chalcedon, we decree that the see of Constantinople shall have equal privileges [presbeia] with the see of Old Rome, and shall be highly regarded in ecclesiastical matters as that see is and shall be second after it. After Constantinople shall be ranked the see of Alexandria, then that of Antioch, and afterwards the see of Jerusalem’.

12 Cf. Jerome, In Isaiam 14, 53; Leo, Sermo 96, 2-3.

13 Cf. Seventh Ecumenical Council (Nicaea II, 787): J. D. MANSI, Sacrorum conciliorum nova et amplissima collectio, XIII, 208D-209C.

14 Cf. Synod of Sardica (343), canons 3 and 5.

15 Cf. Council in Trullo, canon 2. Similarly, the Photian Council of 861 accepted the canons of Sardica as recognising the bishop of Rome as having a right of cassation in cases in cases already judged in Constantinople.

16 Cf. Fourth Ecumenical Council (Chalcedon, 451), canons 9 and 17.


La Hispania cristiana a través de la obra de Paulo Orosio


Paulo Orosio, presbítero de Braga, cuando huye de los vándalos en el 414 se refugia en Hipona y se encuentra con san Agustín, que está redactando La Ciudad de Dios. El gran maestro le encarga un relato de las catástrofes habidas en la humanidad antes de Cristo porque quiere responder a la objeción y crítica de los paganos, que acusan al cristianismo de todas las desgracias que hay en el Imperio motivadas por las invasiones bárbaras. Orosio se pone manos a la obra y escribe los siete libros de las Historias contra los paganos. Para muchos es la primera historia universal y desde luego la primera escrita desde la fe cristiana, o también, una teología de la historia. Si Dios es único, creador y providente, habrá de dejar su huella en los acontecimientos históricos. ¿Cómo interpretarlos? ¿Ocupa Hispania un papel relevante en su historia? Destacamos estos cuatro pasajes.

De Alejandro a las invasiones bárbaras

Cuando Alejandro Magno regresa a Babilonia desde la India le están esperando delegaciones aterrorizadas de todas las partes del mundo. El temor que había generado en el Extremo Oriente había llegado a los pueblos de Occidente. Entre estos se encuentran los hispanos (III, 20, 1). Orosio se lamenta de las grandes desgracias que sufrieron los pueblos conquistados por Alejandro. Fijándose en el tiempo que le ha tocado vivir, los pueblos han sufrido también mucho a causa de las invasiones bárbaras. Pero a pesar de todo, y esta es una de sus tesis principales, los males del pasado fueron mucho mayores que los males del presente porque ahora nos encontramos en una época cristiana en la que las leyes del Imperio romano, unidas a las cristianas (III, 20, 13), inspiran clemencia y paz.

El Imperio romano

Orosio hace la historia de las desgracias anteriores a la llegada del cristianismo. Muchos ponderan la grandeza de Roma cuando se fijan en sus victorias y el sometimiento de muchos pueblos. Pero, ¿qué pasa con las víctimas de esas guerras? Que pregunten a los pueblos vencidos por la grandeza de Roma. Orosio se pone en el lugar de las víctimas escribiendo una historia que tiene actualidad. «La misma felicidad que sintió Roma venciendo, fue infortunio para los que, fuera de Roma, fueron vencidos» (V, 1, 3). ¿Qué pensaría Hispania de las victorias de Roma cuando, a lo largo de 200 años, regaba con sangre todos sus campos y ponía fin a sus vidas para escapar de su castigo? (V, 1, 6).

Las víctimas y el sufrimiento causados por la Roma pagana tenía como objetivo el lujo. Las cosas han cambiado tras el gobierno de Augusto y la venida de Cristo. Ahora aquel sufrimiento ha dado como resultado la existencia de un estado común donde todos sus habitantes, bajo el derecho y la justicia, pueden disfrutar de una paz y estabilidad que antes no existían. Un hispano como Orosio no se siente extranjero en Africa. «Yo… tengo en cualquier sitio mi patria, mi ley y mi religión» (V, 2, 1). «El Dios único… amado y temido por todos» (V, 2, 5), garantiza las mismas leyes. «Por la ley puedo recurrir al estado, por la religión a la conciencia humana, por la idéntica comunidad de naturaleza, a la naturaleza» (V, 2, 6).

La pax de Augusto

Tras 200 años de luchas entre romanos e hispanos, César Augusto decidió por sí mismo completar la conquista de Hispania sometiendo a los cántabros y astures en unas campañas que duraron cinco años (VI, 21, 1). Después regresó a Roma. Había logrado la paz en todo el Imperio y cerrado por tercera vez las puertas del templo de Jano (VI, 22, 1). «En aquella época, pues, concretamente en el año en que César consiguió establecer, por disposición de Dios, una paz estable y auténtica, nace Cristo. Esa paz tuvo por objeto favorecer la venida de Cristo, en cuyo nacimiento los ángeles hicieron oír a los hombres su canto de júbilo: “Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad”» (VI, 22, 5). Augusto ordenó que se hiciera un censo de todas las personas del Imperio y Cristo fue inscrito en el censo romano. «Aquel que había creado a todos los hombres, quiere darse a conocer como hombre y hacerse contar entre los hombres». Y es que el mismo Señor Jesucristo es el que hizo crecer a esta ciudad y la ha llevado al culmen de su poder, pues Él mismo será considerado ciudadano de Roma (VI, 22, 6-8).

La conversión de los godos

Después de la conversión de Constantino, Orosio cuenta la dramática incorporación al Imperio de los godos. El historiador es testigo de los acontecimientos y contempla las guerras que provocan, así como la crítica que los paganos hacen al cristianismo, acusándolo de la caída del Imperio. La narración concluye con la invasión de Hispania (VII, 43, 1). Orosio es partidario de que los godos se integren en el Imperio una vez lograda su conversión. Todos los imperios pasan, también Roma; su tiempo se ha cumplido. Lo que vendrá después es una sociedad de pueblos cristianos que continuará la civilización romana. Orosio piensa en la fusión del cristianismo y el Imperio, de la romanitas y la christianitas. La unión entre el Imperio monárquico y el monoteísmo cristiano, que hicieron posible la encarnación de Cristo, consagra al Imperio mismo y lo proyecta hacia la sociedad cristiana. Esta nueva realidad social se ensaya en Hispania.

Los godos llegaron pronto a acuerdos con los hispanos y se dedicaron a cultivar la tierra pacíficamente. «Los romanos quedaron allí poco menos que como aliados y amigos» (VII, 41, 7). Las invasiones de godos, suevos, vándalos y alanos en Hispania ofrecen la posibilidad de que estos pueblos abracen el cristianismo. Orosio plantea así una propuesta de enorme calado para la posterior historia de la Iglesia y de Europa como es la integración y la evangelización de unos pueblos que, junto con los romanos, están llamados a formar el sustrato de la Europa medieval: una sociedad compuesta de pueblos diversos pero unidos por la fe cristiana común.

La simbiosis entre godos y romanos está representada por el matrimonio de Ataulfo y Gala Placidia. La expulsión de los godos de las Galias y su instalación en Hispania es protagonizada por Ataulfo, casado con Gala Placidia, hija de Teodosio y hermana de Honorio y Arcadio. Orosio recoge un juicio muy favorable a Ataulfo, al que se le ofrece la alternativa de acabar con el Imperio o ayudar con su ejército a recuperarlo, optando por esta segunda posibilidad: «Prefirió buscar su gloria mediante la recuperación total y el engrandecimiento del Imperio romano con la fuerza de los godos y ser considerado por la posteridad como el autor de la restauración de Roma» (VII, 43, 7). El texto dice claramente que la política de Ataulfo, primer rey visigodo de Hispania, no supuso la destrucción del Imperio romano sino su restauración.

José María Magaz
Director del Máster en Historia de la Iglesia española de la Universidad Eclesiástica San Dámaso


viernes, 23 de septiembre de 2016

23/09 - Concepción del Santo Profeta, Precursor y Bautista Juan


Esta era la profecía de Isaías para el precursor: “Una voz proclama: «Preparen en el desierto un camino para el Señor; enderecen en la estepa un sendero para nuestro Dios. (Isaías 40: 3)".

Esta voz era la del Precursor San Juan el bautista, nacido en forma milagrosa; su padre Zacarías era sacerdote, y en el momento que estaba incesando en el templo vio un ángel del Señor que le anunció de la llegada de un hijo y que lo llamaría Juan.

La alegría desbordaba en Zacarías, pero dudó un instante porque su mujer tenía una edad avanzada; entonces el ángel le dijo que por su desconfianza quedaría mudo hasta que la palabra de Dios se cumpliera.

Así fue: a los nueve meses Isabel tuvo a su hijo. Luego de ocho días, en la circuncisión del niño, los parientes quisieron poner el nombre de su padre al niño, pero Zacarías escribió en una pizarra el nombre de Juan, e inmediatamente volvió a hablar, y la alegría retornó a todos.


Fuente: Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica (Patriarcado Ecuménico)

jueves, 22 de septiembre de 2016

Відео / Vídeo - Україна 25 / Ucrânia 25

Vídeo co-patrocinado pela nossa Co-Catedral de São Pantaleão no Porto.

La triste historia de una iglesia de Kosovo (Serbia)


La Iglesia ortodoxa serbia actualmente está luchando por recuperar la iglesia de Cristo Redentor, el único templo ortodoxo en Pristina, la capital de Kosovo, la cual empezó a ser construida en 1998 y no pudo ser terminada por la expulsión de los serbios de la ciudad.

Aunque antes de la guerra de Kosovo, en Pristina vivían 40.000 serbios, actualmente solo 17 quedan en la ciudad, quienes además fueron testigos de cómo la única iglesia ortodoxa serbia en la ciudad fue convertida poco a poco en un botadero de basura y un orinal público, además de ser incendiada en repetidas ocasiones por extremistas. En 2012, el Gobierno de Kosovo informó sobre su disposición de destruir la iglesia y construir un centro memorial.

Sin embargo, después de muchos intentos, hace poco representantes de la Iglesia ortodoxa serbia, administradores del lugar, lograron acceder al territorio de la iglesia y empezar a poner orden en el lugar. No obstante, el intento fue detenido por las autoridades de la ciudad.

Días después, grupos de estudiantes que simpatizan con el partido Autodeterminación, una organización nacionalista de izquierda de Kosovo, arribaron al lugar y colgaron en la iglesia letreros en contra del pueblo serbio, además de pedir que la iglesia sea derribada por ser un "símbolo de la época de Milosevic".

La Iglesia ortodoxa serbia calificó los ataques de los estudiantes de "incivilizados", además de acusar a la policía de fingir ante las cámaras y estar, en realidad, del mismo lado que los estudiantes. El vicepresidente del Gobierno de Serbia, Branimir Stojanovic, señaló en una entrevista con Sputnik que lo ocurrido es algo a lo que están acostumbrados los serbios en Pristina.


"Libertad y responsabilidad: en busca de la armonía". Cirilo, Patriarca de Moscú y Todas las Rusias


Su Santidad, el Patriarca de Moscú y de todas las Rusias Cirilo (Gundiáyev) nació en Leningrado en 1946. Siguiendo la tradición familiar — su abuelo, su padre y su hermano fueron clérigos — tomó los hábitos en 1969 con el nombre de Cirilo. Elevado en 1976 al orden episcopal, en 1977 al de arzobispo y en 1991 al de metropolita, fue entronizado en 2009 como Patriarca de Moscú y todas las Rusias. Graduado con honores en el Seminario Conciliar y en la Academia Conciliar de Leningrado, es doctor en teología, profesor de teología dogmática, catedrático de patrología y rector de la Academia Conciliar de Leningrado, así como doctor honoris causa, profesor y miembro honorario en numerosas universidades y academias tanto de Rusia como del resto de Europa. Es autor de varios libros: Formación y desarrollo de la jerarquía y de la doctrina de la Iglesia Ortodoxa Rusa y su carácter sagrado (1971), Desafíos de la civilización moderna: Cómo responde a ellos la Iglesia Ortodoxa (2002), La palabra del Pastor Dios y hombre: Historia de la Salvación (2004), L´évangile et la liberté: Les valeurs de la Tradition dans la société laïque (2006), Libertad y responsabilidad: En busca de la armonía (2008), La Iglesia llama a la unidad (2010). Cuenta, además, con varios centenares de publicaciones, incluidas algunas ediciones periódicas rusas y extranjeras.

El presente libro recoge una serie de escritos del tiempo inmediatamente anterior a su elección como Patriarca en 2009, concretamente de entre los años 2000 y 2008, con la excepción del texto titulado “La unidad de la Iglesia y la renovación de la Humanidad”, conferencia que pronunció en Budapest en 1987. El tema central del libro que el lector tiene en sus manos es la aportación posible e incluso necesaria del cristianismo a la vida en sociedad europea de nuestros días. El autor está convencido de que, sin un vivo amor por la Tradición y sin un claro conocimiento de ella, ni siquiera sería posible la fe y, por tanto, tampoco ninguna aportación sustancial suya a la vida pública contemporánea. Es lo que ha pasado con las interpretaciones del cristianismo que han roto con el principio de Tradición y miran más a la adaptación a la mentalidad moderna que a lo original de la Revelación y de su transmisión en la Iglesia.

Nº de Páginas: 224
Medidas: 155 x 215 cm.
Lengua: Castellano
Encuadernación: Rústica
ISBN13: 978-84-942195-0-4
Traducción: Vladimir Voskresensky
Precio: 16,00 €


Fuente: www.nuevoinicio.es

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Vídeo - Reunión de la Comisión Mixta Internacional para el Diálogo Teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa



Vídeo - Entrega de un doctorado 'honoris causa' al Patriarca Ecuménico

La Casa de Espiritualidad San Isidoro de Sevilla


En el extremo noroeste de la provincia de Sevilla, en las primeras estribaciones de la Sierra Norte, dentro del término municipal de El Castillo de las Guardas (1.618 hab.) y la comarca de El Corredor de la Plata -de gran riqueza paisajística, de fauna y flora-, se encuentra la Casa de Espiritualidad San Isidoro de Sevilla, que pretende ser un espacio para la oración, el estudio y la difusión de la fe cristiana ortodoxa y el patrimonio espiritual hispánico. Fue bendecida por S.E. Policarpo, Arzobispo-Metropolita de España y Portugal y Exarca del Mar Mediterráneo, el 4 de junio de 2016.


La elección de San Isidoro como Patrono no es casual: además de ser este una de las luminarias de la antigua Iglesia ortodoxa hispánica, a poco más de 20 km. al este de la Casa discurre la llamada Ruta Jacobea de la Vía de la Plata, que enlaza en Mérida (Badajoz) con el Camino Mozárabe de Santiago, por donde fueron trasladadas hasta León en el siglo XI las reliquias del Santo, que reposaron en una antigua ermita -ya desaparecida- situada en el emplazamiento del actual Monasterio de San Isidoro del Campo (Santiponce).


La Casa dispone de porche, salón con chimenea, dos habitaciones individuales, biblioteca, capilla, cocina, cuarto de leña, cuarto de baño y patio, y posee un terreno adyacente con árboles frutales. Es ideal para la celebración de encuentros, retiros o convivencias.

En la Casa se celebran regularmente actividades relacionadas con la fe cristiana ortodoxa a las que pueden asistir libremente todos los que lo deseen; dichas actividades son anunciadas con la debida antelación en este blog.

CÓMO LLEGAR

-En transporte privado: La Casa está situada en el km. 7 de la carretera A-476, frente a La Reserva. Se accede por el pequeño camino de tierra que discurre paralelo a la carretera. Coordenadas para GPS: Latitud 37.695296, Longitud -6.371114

-En transporte público: La parada de autobuses más cercana se encuentra en Minas de El Castillo de las Guardas. La empresa concesionaria es DAMAS (http://www.damas-sa.es/), con varios servicios diarios desde Sevilla (Plaza de Armas).

Distancias desde las principales localidades de Andalucía y el resto de la Península Ibérica (en orden alfabético):

Almería: 470 km. Andorra la Vieja: 1.112 km. Barcelona: 1.053 km. Cádiz: 180 km. Castelo Branco: 356 km. Coímbra: 436 km. Córdoba: 197 km. Évora: 298 km. Faro: 194 km. Gibraltar: 256 km. Granada: 308 km. Huelva: 94 km. Jaén: 307 km. Lisboa: 340 km. Logroño: 810 km. Madrid: 508 km. Málaga: 273 km. Mérida: 166 km. Murcia: 583 km. Oporto: 554 km. Oviedo: 752 km. Pamplona: 888 km. Santander: 799 km. Santiago de Compostela: 780 km. Sevilla: 64 km. Toledo: 468 km. Valencia: 712 km. Valladolid: 559 km. Vila Real: 614 km. Vitoria-Gasteiz: 795 km. Zaragoza: 820 km.

Contacto:

-Responsable laico: Francisco José Pino Rodríguez
Correo-e: sanisidoro@outlook.com

Dirección:


Casa de Espiritualidad San Isidoro de Sevilla
Bda. El Pozo, casa nº 3
Carretera A-476, km. 7 (frente a La Reserva)

41898 El Castillo de las Guardas (Sevilla)

domingo, 18 de septiembre de 2016

Cristianos Socialistas PSOE invita a la comunidad ortodoxa a su Convención Anual


El próximo 15 de octubre de 2016 celebraremos nuestra Convención Federal anual, en ella reflexionaremos sobre la desigualdad estructural que se ha generado en nuestro país y sobre las iniciativas políticas y sociales necesarias para impulsar una mayor cohesión social en España.

Hemos estructurado la reflexión en dos mesas,  en la primera queremos acercarnos a los indicadores que están marcando la desigualdad en nuestro país y en la segunda mostrar iniciativas que ya están en marcha con el objetivo de conseguir una mayor y mejor cohesión social.

Como sabéis la Convención es una convocatoria de Cristianos Socialistas PSOE www.cristianospsoe.es  abierta a la participación y reflexión de todos y todas, donde invitamos a implicarse libremente a personas y entidades que consideren interesante los temas propuestos para el diálogo. Os animamos a que invitéis a participar en la Convención a personas de vuestro entorno y así favorecer la ampliación del diálogo y la tarea de Tender Puentes.

Os adjuntamos el pre-programa de la Convención, un cartel  y os indicamos que utilizaremos el hastag: #ConvenciónCrPSOE2016 para su difusión​

También el día 15 de octubre, a las 16:30h celebraremos nuestra III ASAMBLEA FEDERAL, donde valoraremos el trabajo realizado desde la última asamblea (enero15) y marcaremos el trabajo del próximo periodo. Utilizaremos el hastag: #AF2016CristianosPSOE para difundir la III ASAMBLEA.

Os pedimos que os inscribáis previamente enviándonos un correo a cristianos@psoe.es antes del 11 de octubre próximo e  indicándonos vuestro nombre y apellidos y expresando si participaréis en la Convención  y /o en la Asamblea

Os recordamos que esos datos son:
15 de octubre
Madrid – España
Lugar:
Colegio Mayor Chaminade, Paseo de Juan XXIII, 9,
28040 Madrid
Metro “Metropolitano” Línea 6.

Comenzaremos a las 9:30h y terminaremos hacia las 18:30h. Con un descanso
para la comida
¡Os esperamos!

Juan Carlos González
Coordinador Federal Cristianos Socialistas PSOE

sábado, 17 de septiembre de 2016

Visita pastoral de S.E. Policarpo a Zaragoza (Aragón)

Sábado 17/09/2016 Divina Liturgia y ordenación de D. Alejandro Lobera al subdiaconado. Concelebrante: P. Arcipreste Osios Ferrer Beltràn.

Publicado por Sacra Metrópolis de España y Portugal - Patriarcado Ecuménico en Sábado, 17 de septiembre de 2016

viernes, 16 de septiembre de 2016

El Patriarca Ecuménico recibirá un doctorado 'honoris causa'


El arzobispo de Constantinopla y patriarca ecuménico Bartolomé I, antes de llegar a la cumbre “Sed de paz. Religiones y cultura en diálogo”, será nombrado por la Universidad de Perugia para extranjeros, doctor honoris causa en ‘Relaciones internacionales y cooperación al desarrollo’ y tendrá allí una lección magistral.

Antes de la ceremonia académica, el Patriarca presidirá una oración ecuménica en la catedral de San Lorenzo con representantes de Iglesias cristianas de la región italiana de Umbria. De hecho en Italia hay muchos inmigrantes del este europeo, pertenecientes a las Iglesias griega, rusa y rumana. A ellos la Iglesia católica les ha concedido en uso tres antiguos lugares de culto.

El cardenal Gualterio Bassetti convocó para el evento a los sacerdotes, diáconos, consagrados, seminaristas, movimientos laicales, y a los fieles de la ciudad de Perugia.

El encuentro ‘Sed de paz. Religiones y cultura en diálogo’, que comienza el próximo miércoles, contará con la presencia de líderes mundiales de 9 religiones, 6 Premio Nobel de la paz, representantes del mundo de la cultura, un grupo de 25 refugiados y el viernes con la participación del papa Francisco. En total serán unos 450 representantes. Los refugiados van a almorzar con el Papa en el refectorio del Sacro Convento de los franciscanos y una refugiada de Siria dirigirá algunas palabras.

El evento evoca los 30 años del primer encuentro interreligioso en Asís, por iniciativa de san Juan Pablo II. La lista de participantes ha sido publicada por la Comunidad de San Egidio.


Fuente: Arzobispado de Madrid

jueves, 15 de septiembre de 2016

Se reúne la Comisión Mixta Internacional Católico-ortodoxa


La Comisión mixta internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa se reúne del 15 al 22 de septiembre en su XVI sesión plenaria. El encuentro tiene lugar en Italia, Chieti, acogida por la archidiócesis de Chieti-Vasto y la Conferencia Episcopal Italiana.

Los trabajos de la Comisión serán presididos por el cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, y el arzobispo de Telmessos Iob (Getcha), del Patriarcado Ecuménico. Participarán también, como en otras ocasiones, dos representantes de cada una de las catorce Iglesias ortodoxas autocéfalas y otro representantes católicos.

Según indica el comunicado de prensa de la Santa Sede, la sesión plenaria tendrá como objeto el examen de un borrador de documento, titulado “Towards a common understanding of Synodality and Primacy in service to the Unity of the Church”, (Hacia una comprensión común de la sinodalidad y primacía al servicio de la unidad de la Iglesia).

La redacción de este documento comenzó durante la precedente sesión plenaria de la comisión, que tuvo lugar en Amán, Jordania, en 2014, y se completó por el Comité de coordinación de la Comisión durante la reunión que se celebró en Roma en 2015.

En Chieti, los miembros de la Comisión “están llamados a valorar si tal borrador refleja de forma adecuada el consenso actual existente sobre la delicada cuestión de la relación teológica y eclesiológica entre primado y sinodalidad en la vida de la Iglesia y si será necesario continuar profundizando la temática”, indica el comunicado.


Fuente: www.zenit.org

Curso de Formación Bíblico-Ecuménica 2016-2017 en Madrid


Queridos hermanos:

Un año más nos dirigimos a todos vosotros con la misma ilusión para ofreceros un curso con el temario: Biblia, Ortodoxia y Reforma que como siempre será para una mayor formación en nuestro caminar en la Fe. El curso es muy atractivo y sugerente, partiendo del estudio de la Biblia, base de nuestra Fe y la riqueza del acercamiento y conocimiento de los hermanos Ortodoxos y Reformados. 

Hoy más que nunca necesitamos, los cristianos, no solamente dar testimonio sino también, estar bien preparados para vivir en profundidad y dar razón de nuestra fe en tantas situaciones que se presentan en esta sociedad tan secularizada e increyente. 

El Centro Ecuménico "Misioneras de la Unidad" tiene cada año más actividades, fruto de las múltiples peticiones que nos llegan de diferentes partes de España y también de fuera, por ello, sintiendo la necesidad pedimos ayuda al Sr. Arzobispo, Mons. Carlos Osoro, quien ha tenido la amabilidad de nombrarnos como Director del Centro Ecuménico "Misioneras de la Unidad" a D. Manuel González López-Corps, presbitero de la Diócesis de Madrid. Es profesor de la UESD muy bien preparado en el tema ecuménico y gran amigo de las Misioneras de la Unidad desde hace muchos años. Con esta gran ayuda esperemos renovar muchas cosas y estar a la altura de las necesidades de la Iglesia en este momento de la historia que nos ha tocado vivir. 

Os pedimos colaboración para que hagáis llegar el programa a todas las personas que vosotros consideréis oportuno. Todos serán bien recibidos. 

Gracias por todo y unidos en la Oración de Jesús:"qué todos sean uno para que el mundo crea…" Jn 17,21 

PROGRAMA 

Octubre 

Lunes 17, 19’00 horas. 
Apertura del curso, por Monseñor Carlos Osoro, arzobispo de Madrid 
Presentación del Curso: Manuel Glez. López-Corps, director del Centro Ecuménico "Misioneras de la Unidad"

Lunes 24, 18’00 horas. 
Perspectiva ecuménica del Centenario de Lutero por D. Simon Döbrich, párroco de la Iglesia Luterana Alemana 

Martes 25, 18’00 horas. 
¿Qué es el ecumenismo y qué un Centro Ecuménico?. Mª José Delgado, Misionera de la Unidad 

Noviembre 

Lunes 7, 18’00 horas. 
Presentación del Evangelio de S. Juan por Secundino Castro Sánchez, ocd. Teólogo y Biblista 

Martes 8, 18’00 horas. 
El Decreto de Ecumenismo (UR). Mariano Perrón, Col. de American Bible Society / Lectio Divina 

Lunes 14, 18’00 horas. 
Presentación del Evangelio de S. Juan por Secundino Castro Sánchez, Teólogo y Biblista 

Martes 15, 18’00 horas. 
El itinerario hacia la Reforma luterana. Mª del Mar Graña, profesora de la Universidad Pontificia de Comillas 

Lunes 21, 18’00 horas. 
Presentación del Evangelio de S. Juan por Secundino Castro Sánchez, Teólogo y Biblista 

Martes 22, 18’00 horas. 
Una mirada occidental al Concilio Pan-ortodoxo por el profesor Dr. Pedro Langa Aguilar, osa. Teólogo y Ecumenista 

Lunes 28, 18’00 horas. 
Presentación del Evangelio de S. Juan por Secundino Castro Sánchez, Teólogo y Biblista 

Martes 29, 18’00 horas. 
Una mirada oriental al Concilio Pan-ortodoxo. Padre Demetrio (R. Sáez), Archimandrita Iglesia Ortodoxa Griega 

Diciembre 

Lunes 12, 18’00 horas. 
Presentación del Evangelio de S. Juan por Secundino Castro Sánchez, Teólogo y Biblista 

Martes 13, 18’00 horas. 
La visita del Papa de Roma a la Iglesia de Armenia por Snork Sargsyan, presbítero de la Iglesia Apostólica Armenia 

Lunes 19, 18’00 horas. 
Visita a la parroquia ortodoxa Rusa de Madrid Av. Gran Vía de Hortaleza 48. (Metro Pinar del Rey). 

Martes 20, 19’00 horas. 
Celebración de la Misa de Adviento en Rito Hispano-Mozárabe 
Basílica de la Concepción (c/ Goya 26 - Metro Velázquez). 

Enero 

Lunes 16, 18’00 horas. 
Rasgos del Evangelio de san Mateo (ciclo A) por Juan A. Mayoral López, Ed. BAC 

Martes 17, 18’00 horas. 
Cristianos que sufren persecución. Daniel Fiz Espinosa, Misión «Puertas Abiertas» 

DEL 18 AL 25 SEMANA DE ORACIÓN POR LA UNIDAD DE LOS CRISTIANOS 

Lunes 30, 18’00 horas. 
Presentación de la Carta a los Romanos por Juan Sánchez Núñez, prof Facultad de Teología SEUT 

Martes 31, 18’00 horas. 
El seguimiento de Cristo en el Nuevo Testamento por Napoleón Ferrández Zaragoza, prof. Sagrada Escritura UESD 

Febrero 

Lunes 6, 18’00 horas. 
Presentación de la Carta a los Romanos por Juan Sánchez Núñez, prof Facultad de Teología SEUT 

Martes 7, 18’00 horas. 
Contexto histórico de las reformas de Cisneros y Lutero por Juan Mª Laboa Gallego, historiador 

Lunes 13, 18’00 horas. 
Presentación de la Carta a los Romanos por Juan Sánchez Núñez, prof Facultad de Teología SEUT 

Martes 14, 18’00 horas. 
El Documento sobre la Justificación (I): para un diálogo entre católicos y luteranos por el profesor Dr. Pedro Langa Aguilar, osa. Teólogo y Ecumenista 

Lunes 20, 18’00 horas. 
Presentación de la Carta a los Romanos por Juan Sánchez Núñez, prof Facultad de Teología SEUT 

Martes 21, 18’00 horas. 
El Documento sobre la Justificación (II): para un diálogo entre católicos y luteranos por el profesor Dr. Pedro Langa Aguilar, osa. Teólogo y Ecumenista 

Lunes 27, 18’00 horas. 
La Palabra de Dios: punto de encuentro. José Echeverría Jiménez, Rel. Inst. Ed. Edelvives 

Martes 28, 18’00 horas. 
Ecumenismo Espiritual. Madre Prado González, osa. Monasterio de la Conversión 

Marzo 

Lunes 6, 18’00 horas. 
Conmemoración de la Reforma luterana: precedentes. Nicolás Álvarez de las Asturias, prof de Historia y Derecho UESD 

Martes 7, 18’00 horas. 
Preparando la Pascua: el culto ortodoxo a Santa María Magdalena. Andrey Kordochkin, Arcipreste Iglesia Ortodoxa Rusa de Madrid 

Lunes 13, 18’00 horas. 
El Ecumenismo en España a la luz de la Palabra de Dios por Manuel Barrios Prieto, Director. Secretariado de Relacciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española 

Martes 14, 18’00 horas. 
El Directorio sobre Ecumenismo. Mariano Perrón, Col. de American Bible Society / Lectio Divina 

Lunes 20, 18’00 horas. 
La transmisión del texto bíblico (I) por Jesús Campos-Santiago, Prof. Universidad Pontificia de Salamanca 

Martes 21, 18’00 horas. 
Apuntes de cultura espiritual eslavo-ortodoxa por Susana Torres Prieto, profesora de Humanidades I.E. University 

Lunes 27, 18’00 horas. 
La transmisión del texto bíblico (II) por Jesús Campos-Santiago, Prof. Universidad Pontificia de Salamanca 

Martes 28, 18’00 horas. 
Lutero y la diakonía. Alfredo Abad, teólogo y pastor de la IEE 

Abril 

Lunes 24, 18’00 horas. 
Diálogo interreligioso por Juan Pablo García Maestro, prof. de la UPSA en Madrid 

Martes 25, 18’00 horas. 
Presentación de la publicación por José Luis Díaz Moreno, director de nuestra Revista 

Mayo 

Lunes 8, 18’00 horas. 
La Biblia en la Reforma: Emmanuel Buch Camí, pastor evangélico 

Martes 9, 18’00 horas. 
El Decreto conciliar en el contexto de la globalización por Miguel Ángel Medina, op. Teólogo 

Martes 16, 18’00 horas. 
El desafío de las sectas y nueva religiosidad por Luis Santamaría del Río, especialista en sectas (RIES) 

Lunes 22, 18’00 horas. 
La Biblia en la Ortodoxia. Padre Demetrio (R. Sáez), Archimandrita Iglesia Ortodoxa Griega 

Martes 23, 18’00 horas. 
Influencia de la en la sociedad y en la Iglesia, por Vicente Jara Vera, especialista en sectas (RIES) 

Lunes 29, 18’00 horas. 
La Biblia en la Iglesia siríaca. Arz. Nic. Matti Abd Alahad, Vicario Patriarcal de la Iglesia Siria de Antioquía 

Martes 30, 19’00 horas. 
CLAUSURA DEL CURSO

DIPLOMA 

Al finalizar el curso se entregará un Diploma acreditativo de la asistencia. 

CLASES 

Tendrán lugar de octubre a junio, lunes y martes, de 18:00 a 20:00 horas. (excepciones en el programa)

MATRÍCULA 

Curso completo: 300 €
Trimestre: 100 €

DESTINATARIOS-OBJETIVOS 

El Curso está pensado para cristianos de todas las confesiones. 

1. Formación bíblico-teológica dentro de la dimensión ecuménica. 

2. Profundización en la propia fe en un ambiente de comprensión de la fe que profesan los hermanos de otros Credos y Confesiones. 

3. Capacitación para participar en la tarea eclesial. 

INFORMACIÓN

Centro Ecuménico «Misioneras de la Unidad» 
C/ José Arcones Gil, 37 - 2.o 28017 Madrid 
Tel. 91 367 58 40 
www.centroecumenico.org
E-mail: centro2003@centroecumenico.org