martes, 28 de febrero de 2017

Foro ortodoxo-anglicano sobre esclavitud



Bajo los auspicios de Su Santidad el Patriarca Ecuménico Bartolomé tuvo lugar en Constantinopla del 6 al 7 de febrero de 2017 un Foro sobre la Esclavitud Moderna patrocinado conjuntamente por el Patriarcado Ecuménico y la Iglesia de Inglaterra. El Foro surgió como respuesta a una conversación mantenida entre Su Santidad y Su Gracia el Arzobispo Justin de Canterbury durante la visita oficial del Patriarca al Palacio de Lambeth, que tuvo lugar los días 2 y 4 de enero de 2015 como continuación de la primera visita del Arzobispo Justin al Fanar, los días 13 y 14 de enero de 2014.

El objetivo de este encuentro era reunir a estudiosos, profesionales y líderes de todo el mundo para que hablaran sobre la esclavitud de nuestros días y poner en relieve la protección de la dignidad humana y la libertad, puntos fundamentales para la Iglesia y para las comunidades religiosas y de defensa de los derechos humanos. Esta prioridad fue claramente articulada en el Santo y Gran Concilio de la Iglesia Ortodoxa en Creta (junio de 2016), donde los Primados y Jerarcas ortodoxos declararon: "La Iglesia no vive para sí misma. Se ofrece a toda la humanidad para elevar y renovar el mundo en unos nuevos cielos y una nueva tierra".

En su discurso inaugural, Su Santidad comentó: "La Iglesia Ortodoxa es acusada a menudo de descuidar el mundo por cuestiones de culto litúrgico y vida espiritual, fijándose principalmente en el Reino venidero, despreciando los desafíos del presente. Sin embargo, diga lo que diga la Iglesia, y haga lo que haga, lo hace en nombre de Dios y por el bien de la dignidad humana y el destino eterno del Hombre. Es imposible que la Iglesia cierre los ojos ante el mal y sea indiferente a las voces de los necesitados, oprimidos y explotados. La Fe verdadera es fuente de permanente lucha contra los poderes de la inhumanidad".

Su Santidad y el Arzobispo Justin Welby firmaron una Declaración Conjunta "condenando todo tipo de esclavitud humana como el más horrible de los pecados, pues viola la libre voluntad y la integridad de todo ser humano, creado a la imagen de Dios". También "animaron a los líderes mundiales a encontrar formas apropiadas y eficaces de perseguir a los que están implicados en el tráfico de seres humanos, evitando cualquier forma de esclavitud moderna y protegiendo a las víctimas en nuestras comunidades, promoviendo la esperanza allí donde el ser humano esté explotado".

Finalmente, el Patriarcado Ecuménico y el Arzobispo de Canterbury establecieron un grupo de trabajo conjunto para cuestiones de esclavitud.

En el Patriarcado Ecuménico,
7 de febrero de 2017
Secretario en Jefe del Santo y Sacro Sínodo

КАТЕХИЗИСНОЕ СЛОВО О НАЧАЛЕ СВЯТОГО И ВЕЛИКОГО ПОСТА 2017


Ном. Прот. 118

НАЗИДАТЕЛЬНОЕ СЛОВО
НА НАЧАЛО
СВЯТОЙ И ВЕЛИКОЙ ЧЕТЫРЕДЕСЯТНИЦЫ
+ В А Р Ф О Л О М Е Й
МИЛОСТЬЮ БОЖИЕЙ
АРХИЕПИСКОП КОНСТАНТИНОПОЛЯ — НОВОГО РИМА
И ВСЕЛЕНСКИЙ ПАТРИАРХ
ВСЕЙ ПОЛНОТЕ ЦЕРКВИ,
БЛАГОДАТЬ И МИР
ОТ СПАСА И ГОСПОДА НАШЕГО ИИСУСА ХРИСТА
И ОТ НАС ЖЕ МОЛИТВА, БЛАГОСЛОВЕНИЕ И ПРОЩЕНИЕ

* * *

Братья и чада в Господе благословенные,

Благодатью и человеколюбием Божиим мы вступаем завтра в период Святой и Великой Четыредесятницы – наиболее благоприятное время для обращения души человека, нашей души, ко Господу.

Этот период – постоянное сокрушение перед разворачивающейся каждодневно тайной Божией, тайной спасения человека. Потому преданное нам благовремение Священного Поста обладает одной особенной чертой: пробуждение и трезвение души, которая призывается особенно во время сие, исполненное божественных увещеваний и святости, к осознанию всего преходящего и видимого, чтобы постепенно придти к более великому и прекрасному – к невидимому.

Св. Андрей Критский с выразительностью и лаконичностью обращается через его Великий Канон и к самому себе, и к каждой душе, скорбящей же и страждущей под гнётом испытаний и искушений настоящей жизни. Ощущая бремя души человека, больной грехом, он в страдании вопиет: «Душе моя, душе моя, восстани, что спиши». Вопль сей возводит к осознанию суетности (жизни) и к невыразимому страху пред лицом конца земной жизни: «Конец приближается и имаши (душе моя) смутитися». Пред лицом внезапного конца жизни, который грядёт «яко тать в нощи», Светочь Крита призывает и самого себя, и всякую душу, страждущую и одержимую страхом беспомощности:  «Воспряни» же, «да пощадит тя Христос Бог, иже везде сый и вся исполняяй».

Православное святоотеческое учение в предстоящее нам время своим гласом призывает каждого из нас осознать «кто есмы, идеже обретохомся и куда отъыдем», то есть куда мы движемся; осознать суетность преходящей жизни и покаяться во всём, соделанном доныне, «в ведении и в неведении, словом и делом, по обычаю и по всякой немощи», не по Евангелию и не по закону Благодати Христовой, и пробудиться. Только тогда обретём мы милость и благодать, и пощадит нас Господь, испытующий сердца и утробы и тайная всех человеков и ведущий помышления, и не вменит нам неправедные мысли, ведущие к суетным и бесполезным деяниям.

Предстоящий нам подвиг сводится к нашему трезвению и пробуждению, к покаянию. Через покаяние, то есть через познание нашего состояния, и через исповедание жизнь наша увенчается «оставлением грехов, причастием Духа Святого, исполнением Царства Небесного». Пробуждение отожествляется с совестью кающегося человека (ср. 2 Кор. 1, 12 и Рим. 2, 15). Совесть же есть дар Божий.

Братья и чада о Господе,

Мы, православные христиане, призываемся прожить поприще Великой Четыредесятницы как время трезвения и пробуждения совести, как некий миг нашей Православной идентичности в вечности. То есть, мы призваны жить и сожительствовать со Христом; жить церковно и духовно. Поскольку только при жизни во Христе существует возможность пробуждения нашей совести и входа в царство подлинной свободы и непогрешимых критериев в достижении нашего упокоения  и избавления.

В начале сего благословенного периода Вселенский Патриарх и Матерь Святая Христова Великая Церковь  обращается к каждой душе православного христианина, труждающейся и обременённой и не находящей утешения в ценностях, услаждениях и радостях плоти и мира сего, сопутствуя ей и молясь ко «грядущему заклаться и дать Себя в пищу верным Царю Царствующих и Господу господствующих». Сподоби, Господи, всех Православных верующих в мире и сокрушении сердца пройти священное время и наступающий период, «благодетельствуя и укрепляя: яко да достигнем совершивше течение мужески, в Господский день Воскресения Твоего, вси в радости: и да венцы носяще, непрестанно Тя похвалим» (см. Творение господина Феодора, Триодь).

Благословляя вас по-отечески, возлюбленные и верные чада Матери Церкви, будучи с вами едино в молитвах и молениях, мы призываем на всех силу Честного и животворящего Креста и молитвы Госпожи Богородицы, Святых Ангелов и всех Святых, чтобы таким образом жили бы мы достойно нашего звания как Православных и насладились бы утешением и славой Воскресшего Господа, Ему же держава, и благодарение, и честь, и сила, и слава во веки веков Аминь.

Святая и Великая Четыредесятница 2017

+ Константинопольский
пламенный к Богу молитвенник о всех вас.

Читается в церквях в Прощёное Воскресение 26 февраля, сразу после Священного Евангелия

Catechetical Homily on the Occasion of Holy and Great Lent (2017)


Prot. No. 118

CATECHETICAL ENCYCLICAL
ON THE OPENING OF GREAT LENT
+ B A R T H O L O M E W
By God’s Mercy
Archbishop of Constantinople-New Rome and Ecumenical Patriarch
To the Plenitude of the Church
May the Grace and Peace of our Lord and Savior Jesus Christ
Together with our Prayer, Blessing and Forgiveness be with you

* * *

Beloved brothers and children in the Lord,

With the grace and loving kindness of God, tomorrow we enter the arena of Holy and Great Lent, the most suitable period for the soul—our own soul—to turn toward the Lord.

This period is one of constant contrition before the mystery of God that daily unfolds before us, the mystery of our salvation. This is why the opportunity granted to us with the Sacred Fast has a special characteristic: the renewal and vigilance of the soul that is called for during this time filled with divine exhortation and sanctity to become aware of the ephemeral and material, while gradually being transferred to the eternal and spiritual.

Symbolically and summarily, the Great Canon of St. Andrew of Crete addresses its author as well as every soul troubled and distressed by the temptations and distractions of this life. Conscious of the burden carried by a soul wounded by sin, St. Andrew cries out with anguish: “My soul, my soul, arise; why do you sleep?” This cry leads to the realization of vanity and the inexpressible fear of death: “The end is near and [my soul] will be troubled.” Before the unexpected end of life that comes “like a thief in the night,” the illumined Cretan poet invites himself and every soul suffering and consumed by the fear of insecurity to “awaken in order that Christ our God, who is ever present and fills all things, may take care of us.”

The Orthodox patristic teaching calls each of us, during this period of struggle, to recognize “who we are, where we are, and where we are headed.” We are called to realize the vanity of this temporary life and repent for all that we have hitherto done “in knowledge or in ignorance, in word or deed, in action and in all our senses” contrary to the Gospel of Christ and the law of grace. Only then shall we find mercy and grace; and only then will the Lord, who knows hearts and minds as well as the innermost secrets and thoughts of human beings, take care of us and forgive our unjust thoughts that lead us to vain and useless deeds.

The struggle that lies before us culminates in vigilance, renewal and repentance. Through repentance, namely by coming to know our condition, and through confession, our life is crowned with “forgiveness of sins, communion of the Holy Spirit, and fullness of the heavenly kingdom.” This renewal is identified with the conscience of the repentant soul (see 2 Cor. 1.12 and Rom. 2.15) and is a gift of God.

Brothers and children in the Lord,

We Orthodox Christians are called to live the period of Holy and Great Lent as a time of conscientious renewal and vigilance, as an eternal moment of our Orthodox identity. That is to say, we are called to live and experience Christ Himself, to love and experience ecclesiastically and spiritually. For it is only through our life in Christ that we have the possibility to renew our conscience and ascend to the level of true freedom and the infallible criteria for our consolation and salvation.

At the opening of this blessed period, the Ecumenical Patriarch and the Great Church of Christ spiritually visit every Orthodox Christian soul that labors without consolation and is laden by the values and pleasures of the flesh and this world; we travel with and pray to “the King of kings and Lord of lords, who comes to be slaughtered and given as food to the faithful”: O Lord, deem worthy all Orthodox faithful in peace and contrition of heart, that they may journey through this sacred period and the arena that opens up before us, “granting grace and strength to all, that they may reach their goal and courageously walk the way to the festive day of Your Resurrection in order that they may be crowned with joy and ceaselessly give praise.” (Poem of Theodore, Triodion)

We bless all of you paternally, beloved and faithful children of the Mother Church. And united with you in prayer and intercession, we invoke upon all the power of the precious and life-giving Cross, through the intercessions of our Lady Theotokos, the holy angels and all the saints, so that all of us may be worthy of our calling to live as Orthodox Christians and thus enjoy the delight and glory of our Lord’s Resurrection. To Him belong the might, thanksgiving, honor, power and glory, to the ages of ages. Amen.

Holy and Great Lent 2017

+ Bartholomew of Constantinople
Your fervent supplicant before God

To be read in churches on Cheesefare Sunday, February 26, immediately after the Holy Gospel.

lunes, 27 de febrero de 2017

Βαρκελώνη - Κοπή Βασιλόπιτας στην Ελληνική Κοινότητα



Με μεγάλη επιτυχία πραγματοποιήθηκε και φέτος η εκδήλωση της κοπής της βασιλόπιτας της Ελληνικής Κοινότητας Καταλονίας, την Κυριακή 19 Φεβρουαρίου. Στην κατάμεστη αίθουσα του ξενοδοχείου Catalonia,Plaza Espanya,έδωσαν το παρών πάνω από 350 άτομα,φίλοι και μέλη της Ελληνικής Κοινότητας, μέσα σε πνεύμα αγάπης και αδελφοσύνης.

Η πρόεδρος της Ελληνικής Κοινότητας κ.Μαρία Μήτρου, καλωσόρισε τους παρευρισκόμενους και αναφέρθηκε στις ετήσιες δραστηριότητες της κοινότητας,του σχολείου και της εκκλησίας, ενώ δεν παρέλειψε να αναφερθεί και στην ιστορία της βασιλόπιτας, μία ελληνορθόδοξη παράδοση χρόνων.

Ο π.Χριστόδουλος ευλόγησε την πίτα και ευχήθηκε με τη σειρά του καλή δύναμη στο έργο που επιτελεί ο καθένας απο τη μεριά του για την επίτευξη των κοινών σκοπών και χρόνια πολλά και ευλογημένα.

Το παρόν στην εκδήλωση έδωσε και ο επίτιμος πρόξενος της Ελλάδας στη Βαρκελώνη κ.Fernando Turro. Aκολούθησε γλέντι με παραδοσιακή μουσική και χορούς της πατρίδας μας απο το συγκρότημα  TRIO FETA.

Ευχόμαστε να ακολουθήσουν και άλλες παρόμοιες εκδηλώσεις αδελφοσύνης, συνεργασίας και χαράς με τη συμμετοχή όλο και περισσότερων φίλων και συμπατριωτών.

27/02 - San Leandro, Obispo de Sevilla


Leandro vio la luz en una familia de abolengo greco romano. En Cartagena de la Andalucía española. Y por los años de 535 a 540. Hermano de tres santos —San Isidoro, su sucesor en la silla Hispalense; San Fulgencio, obispo de Ecija, y Santa Florentina, virgen— santo también fue él, con su festividad litúrgica el 27 de febrero.

La carrera de su santidad se reduce a los siguientes tramos: abrazó en buena hora la vida monástica. Y su condición de monje le abrió las puertas para ejercer una preponderante influencia en la Península, sobre todo por lo que respecta al porvenir religioso de España.

La Providencia enredó así las cosas: sus padres emigraron de Cartagena a Sevilla. Nombrado obispo metropolitano de aquella ciudad, creó una escuela —ya se había dedicado a la enseñanza cuando monje— destinada a propagar la fe ortodoxa y que sirviera, a la vez, de estímulo para el estudio de todas las artes y de todas las ciencias conocidas. El mismo llevó muy entre manos los quehaceres escolares. Entre los alumnos de esta escuela se contaron los dos hijos del rey Leovigildo, Hermenegildo Y Recaredo. El ascendiente de todo buen maestro sobre el discípulo supo aprovecharlo San Leandro para mantener en la fe católica al primogénito del rey, con magnífico ejemplo y harto provecho para los católicos españoles. Hermenegildo, atraído a las lides de la fe nicena por el trato de San Leandro y los consejos de su buena esposa Ingunde, supo despreciar la herejía arriana. Leovigildo asentó la capital del reino visigodo en Toledo y asoció a su hijo en el reino, asignándole la Bética, con residencia en Sevilla. La persecución arriana —y con ella la guerra civil— estalló bien pronto contra el catolicismo. Leovigildo, en sus aires de grandeza y unificador, estimó la herejía arriana como vínculo de unión y grandeza. Todo fue llevado a sangre y fuego; la violencia de la prisión o del exilio se servirá en bandeja a los recalcitrantes. A Leandro se le obligará a abandonar su iglesia metropolitana y la patria madre.

Pero antes del destierro, cuando Leovigildo, desnaturalizado padre, asediaba al joven rey, su hijo Hermenegildo, que resistía en Sevilla la impugnación de la herejía arriana, Leandro marchó a Constantinopla a implorar socorro del emperador bizantino. En Bizancio conoció el monje obispo a otro monje —a la sazón apocrisario del papa Pelagio II en aquellas tierras— destinado a la suprema magistratura de la Iglesia: Gregorio, el magistrado romano y monje, con el que trabó una íntima amistad que unirá sus vidas en criterio y afecto hasta el fin y que Leandro sabrá explotar para el bien de España. Gregorio el Grande escribirá las Morales (exposición del libro de Job), que tanta repercusión tendrán en la ascética moral del medievo, animado por Leandro. La correspondencia gregoriana que se nos ha conservado demuestra la fuerte y perenne amistad de estos dos santos (Cf. Epíst. 1,41; 5,49; 9,121). Elevado a la Cátedra de Pedro, Gregorio se apresura a enviar a su amigo Leandro el palio arzobispal, con unas letras que revelan la alta estima que tenía de su virtud: "Os envío el palio que debe servir para las misas solemnes. Al mismo tiempo debería prescribiros las normas de vivir santamente; pero mis palabras se ven reducidas al silencio por vuestras virtuosas acciones". Es tradición que el Papa donó al arzobispo de Sevilla una venerada imagen de Nuestra Señora de Guadalupe.

Leandro regresó de Constantinopla cuando amainaba la persecución suscitada por Leovigildo. Vio el final de este rey y los buenos consejos que dio a su hijo Recaredo, sin duda influenciado por el príncipe mártir.

Una nueva era amaneció para España cuando Recaredo se sentó en el trono. Leandro pudo volver a su diócesis sevillana y el nuevo rey, vencidos los francos, convocó el histórico III Concilio de Toledo, en el año de gracia de 589. Recaredo abjura la herejía arriana: hace profesión de fe, enteramente conforme con el símbolo niceno; declara que el pueblo visigodo —unido de godos y suevos— se unifique en la fe verdadera y manda que todos sus súbditos sean instruidos en la ortodoxia de la fe católica. El alma de aquel concilio era Leandro. Y ésta es su mayor gloria. En medio de aquellas intrigas visigóticas, supo intrigar santamente en la corte real, con el exuberante fruto de la conversión de su rey. Al santo obispo de Sevilla se le debe, corno causa oculta pero eficiente, la conversión en masa del reino visigodo y la iniciación del desarrollo en España de una vida religiosa muy activa que se traslucirá en la institución de parroquias rurales y en la fundación de no pocos monasterios. La Iglesia española alcanzó, en los celebérrimos concilios de Toledo —iniciados prácticamente en este tercero— una importancia de primerísimo orden. La legislación visigótica, desde entonces, fue totalmente impregnada de cristianismo. Esta es la obra de San Leandro. Con razón podía gloriarse y exteriorizar su gozo en la clausura del concilio con estas palabras: "La novedad misma de la presente fiesta indica que es la más solemne de todas... Nueva es la conversión de tantas gentes, y si en las demás festividades que la Iglesia celebra nos regocijamos por los bienes ya adquiridos, aquí, por el tesoro inestimable que acabamos de recoger. Nuevos pueblos han nacido de repente para la Iglesia: los que antes nos atribulaban con su rudeza, ahora nos consuelan con su fe. Ocasión de nuestro gozo actual fue la calamidad pasada. Gemíamos cuando nos oprimían y afrentaban; pero aquellos gemidos lograron que los que antes eran peso para nuestros hombros se hayan trocado por su conversión en corona nuestra... Alégrate y regocíjate, Iglesia de Dios; alégrate y levántate formando un solo cuerpo con Cristo; vístete de fortaleza, llénate de júbilo, porque tus tristezas se han convertido en gozo, y en paños de alegría tus hábitos de dolor. He aquí que, olvidada de tu esterilidad y pobreza, en un solo parto engendraste pueblos innumerables para tu Cristo. Tú no predicas sino la unión de las naciones, no aspiras sino a la unidad de los pueblos y no siembras más que los bienes de la paz y de la caridad. Alégrate, pues, en el Señor, porque no has sido defraudada en tus deseos, puesto que aquellos que concebiste, después de tanto tiempo de gemidos y oración continua, ahora, pasado el hielo del invierno y la dureza del frío y la austeridad de la nieve, repentinamente los has dado a luz en gozo, como fruto delicioso de los campos, como flores alegres de primavera y risueños sarmientos de vides".

Poco después de este acontecimiento, de los más grandes en la historia del cristianismo español —la conversión de los visigodos fue real y sincera—, fue elevado al Pontificado en 590, Gregorio el Magno. El Papa y amigo felicitó efusivamente a Leandro.

El metropolitano de Sevilla consagró el resto de su vida a edificar a su pueblo con la práctica de la virtud —luz que ilumina— y el trabajo de sus escritos —sal que condimenta—. Entre sus obras escritas —todas perdidas, a excepción de algunos fragmentos de su discurso en el III Concilio de Toledo y la que ahora indicamos— se destaca por el encanto y doctrina evangélica que contiene la carta que dirigió a su hermana Florentina. Es un bello tratadito sobre el desprecio del mundo y la entrega a Dios de las vírgenes consagradas. Influyó sobremanera en la posteridad para el género de vida monástico femenino. Comúnmente se llama a esta carta la regla de San Leandro.

Los últimos años de su vida, retirado de la política, fueron fecundos en obras santas, dignas del mejor obispo: penitencias, ayunos, estudio de las Sagradas Escrituras, obligaciones pastorales. Afligido por la enfermedad de la gota —la misma enfermedad que sufría por entonces su amigo Gregorio el Magno— supo recibirla como un favor del cielo y como una gracia muy grande para expiar sus faltas,

Moría probablemente el mismo año que Recaredo, en 601, dejando fama de verdadero hombre de estado y de obispo digno del apelativo de su amigo, grande.

JUAN MANUEL SANCHEZ GÓMEZ


Fuente: www.mercaba.org

La Santa y Gran Cuaresma


Según el Gran Typikon de la Laura de San Sabas, el calendario litúrgico de la Iglesia Ortodoxa se divide en tres grandes partes y son llamadas según el libro principal usado en el culto. La mayor parte del año corresponde al tiempo llamado Octoechos, un libro que contiene los himnos diarios según los ocho tonos musicales (okto-echos). Este libro contiene textos para cada día de la semana en Vísperas, Maitines, Completas, Oficios de Medianoche, Oficios Matutinos y Horas. Durante especiales períodosdel año, como es la Gran Cuaresma o el tiempo de Pascua, los otros dos libros, el Triodion y el Pentecostarion, son usados para el servicio litúrgico. En este artículo explicaré las reglas para la Gran Cuaresma y su conexión con el uso del Triodion.

El tiempo del Triodion y las tres primeras semanas de preparación


El tiempo del Triodion significa que se cambia el habitual libro de culto por uno especial. Su nombre, Triodion, procede de las tres odas o himnos cantados durante este tiempo, que reemplazan el canon habitual de nueve odas (himnos). El tiempo del Triodion, que dura diez semanas, no coincide exactamente con el inicio de la Gran Cuaresma, porque empieza tres semanas antes, continúa con las seis semanas de la Gran Cuaresma propiamente dicha y termina con la Semana Santa. El fin del tiempo del Triodion es la Liturgia de Medianoche de la Resurrección de Nuestro Señor, cuando comienza el tiempo del Pentecostarion (los cincuenta días de Pascua a Pentecostés).

En otras palabras, la Gran Cuaresma tiene tres semanas de “tiempo de preparación”. En la primera, se excluye el habitual ayuno de los miércoles y viernes. En la segunda semana, los cristianos ortodoxos ayunan miércoles, viernes y al final de la semana (domingo) se privan de comer carne hasta la Pascua. La tercera semana se llama “blanca” o “del queso”, porque se permite tomar leche, queso, huevos e incluso pescado, pero no carne. Es una especie de medio-ayuno, en preparación a la Gran Cuaresma que comienza el siguiente lunes, cuando sólo se permite la dieta vegana. Los domingos de este tiempo de preparación se dedican a la penitencia: Domingo del Fariseo y el Publicano (durante la misa se lee el texto de Lc 18, 10-14), del Hijo Pródigo(Lc 15, 11-32), del Juicio Final (Mt 25, 31-46) y de la expulsión de Adán del Paraíso (Mt 6, 14-21). Este domingo se llama también “del perdón”. El sacerdote y los cristianos se piden perdón unos a otros y se inclinan ante los demás, porque todos deben estar en paz con su vecino durante el tiempo de ayuno. A pesar de que hasta ahora he hecho hincapié en la dieta, lo cierto es que el ayuno no significa sólo una dieta especial, sino renunciar a todo lo que nos estorba en una vida conectada a Dios.

La Gran Cuaresma


La Gran Cuaresma, según la tradición ortodoxa, dura cuarenta días, es decir seis semanas, de la cual se excluyen dos días, como es la Anunciación (25 de marzo según el calendario de las Iglesias en Constantinopla, Antioquía, Grecia, Bulgaria, Rumanía, Albania, parte de Polonia y la República Checa) o el 7 de abril (Iglesias de Jerusalén, Monte Athos, Patriarcado Ruso, Serbia, Georgia, parte de Polonia y República Checa) y el Domingo de Ramos, el sexto domingo de la Gran Cuaresma, cuando a los cristianos se les permite comer pescado y beber vino como signo de alegría y de anticipación de la Resurrección. Durante este tiempo, todas las ropas litúrgicas y atuendos cambian a color negro; sólo los sacerdotes pueden, los domingos, ir de blanco, como signo de la Resurrección que está por venir.

La primera semana de la Cuaresma es muy dura, especialmente en los monasterios. Las monjas y monjes ayunan completamente desde la noche del domingo hasta la del miércoles después de la Liturgia de los Dones Presantificados, que es una liturgia especial celebrada sólo en la Gran Cuaresma y sólo de noche, siendo su autor San Gregorio Magno, Papa de Roma. Debido a esto, los dos primeros días de la Cuaresma (lunes y martes) son días alitúrgicos, siendo así que no se celebra misa, por lo que los monjes no se ven obligados a interrumpir su ayuno y oración. Sólo las Siete Laudae, con un ritual especial, son celebradas, y el texto de los himnos tienen un tono de profundo arrepentimiento. La oración habitual “Dios es Nuestro Señor y se nos ha mostrado” se sustituye cantando un triple Aleluya. En lugar de las Pequeñas Completas, las Grandes Completas son mucho más largas y contienen el Gran Canon de San Andrés, obispo de Creta (s.XI), una obra maestra de la poesía bizantina, en el mismo tono de arrepentimiento. Los siete servicios se terminan con una oración de San Efrén el Sirio, junto a dos inclinaciones hasta tocar la frente en el suelo (gran metanoia) y un cierto número de pequeñas inclinaciones, tocando simplemente el suelo con la mano (pequeña metanoia) que son símbolos de arrepentimiento y de que reconocemos que nosotros, los seres humanos, sólo somos polvo y al polvo retornaremos.

Sólo en sábado se celebra la habitual Liturgia de San Juan Crisóstomo y el Réquiem por los muertos, como signo de que Cristo bajó al Inframundo en sábado. La Liturgia de San Basilio es la misa cebrada los domingos. Las otras seis semanas se repite el mismo ritual, con la excepción del Gran Canon y del cambio de la misa habitual: de lunes a viernes, simplemente la Liturgia de los Dones Presantificados del papa Gregorio, celebrada al anochecer; los sábados, la Liturgia de San Juan Crisóstomo; los domingos, la Liturgia de San Basilio el Grande.

Los domingos de Cuaresma tienen también un simbolismo especial conectado al arrepentimiento. El primer domingo, es decir el primero al terminar la primera semana de Cuaresma, se llama el Domingo de la Ortodoxia, y está especialmente dedicado al Séptimo Concilio Ecuménico, cuando los iconos regresaron a las iglesias. Durante el servicio, se repite el Anatema sobre las herejías condenadas en los Concilios Ecuménicos (esta tradición ha desaparecido en la costumbre rumana, pero se mantiene en la Iglesia Rusa) y se organizan procesiones con iconos por las calles. El Evangelio leído durante la misa es Mt 20, 1-16, una parábola sobre la recompensa del trabajo en la viña del Señor.

El segundo domingo está dedicado a Gregorio Palamas, el Padre de la Iglesia que habló de la Naturaleza Divina que se muestra a través de Energías en la creación. El Evangelio es Mc 2, 1-12, la curación del paralítico en Cafarnaún. El tercer domingo está dedicado a la Santa Cruz. Además de una procesión con una cruz ritual adornada con flores, la ceremonia entera consiste en himnos de alabanza al Sacrificio de Cristo y su sufrimiento. El Evangelio tiene la misma connotación (Mc 8, 34-38), ya que habla de la autorrenuncia, la aceptación de la cruz personal y el seguir a Cristo. El Domingo de la Cruz marca la mitad de la Cuaresma, y el Synaxarion del día recuerda que es la Cruz la que ayuda a los cristianos a seguir adelante hasta la Resurrección.

El cuarto domingo está dedicado a San Juan Clímaco, autor de un libro ascético llamado “La Escalera” que describe el camino que deben seguir los monjes para alcanzar la bienaventuranza divina. El Evangelio que se lee se refiere a las nueve Bienaventuranzas (Mt 4, 25-5, 1-12). El sexto domingo, de María Egipcíaca, sigue el mismo tono de arrepentimiento. La gran historia de María es un ejemplo de que todos los cristianos pueden regresar a Cristo, sin importar qué hicieron antes, si se arrepienten. El Evangelio leído es Lc 7, 36-50, sobre la mujer que lavó los pies del Señor. Finalmente, el Domingo de Ramos finaliza el período de cuarenta días y se celebra con hojas de palma, bien de sauce (en Rumanía) o de abedul (en Russia), donde no hay muchas palmeras.

La Semana Santa tiene un ritual litúrgico especial. El tiempo gira al revés, ya “no tiene paciencia”. El servicio matutino del lunes se celebra el domingo por la noche y así sucesivamente en toda la semana. También el servicio vespertino (las Vísperas) se celebran por la mañana y se combinan el miércoles y el sábado con la Liturgia de San Basilio. Muchos cristianos ayunan hasta el anochecer, van a confesarse y limpian sus casas en espera de la Resurrección. Cada tarde van a la iglesia a celebrar, como ya se ha dicho, los servicios matutinos, dedicados a los eventos de la Pasión relatados en los Evangelios. Los servicios más importantes se inician el jueves con la Liturgia de la Última Cena combinada con la ceremonia del lavatorio de pies de 12 personas. El Viernes Santo es un día alitúrgico y los cristianos ayunan hasta el anochecer, cuando participan en las Completas del Sábado Santo, que es prácticamente una ceremonia de entierro donde se canta un Canon de las Lamentaciones de la Theotokos, una obra maestra de la poesía y el momento más grande de la Gran Cuaresma. El Epitaphion, un icono de tela que representa el entierro de Cristo, se lleva por toda la iglesia y es finalmente depositado en el altar, que simboliza el sepulcro de Cristo.

La Liturgia celebrada el sábado por la mañana está dedicada a la Apertura de los Infiernos. Antes de leer el Evangelio, las ropas de los ministros y los atuendos en la iglesia se cambian y las oscuras son sustituidas por las blancas: antes de la Resurrección, según la tradición, Cristo predicó el Evangelio en los Infiernos y salvó a Adán, a Eva y a todos los Justos de la Antigua Ley. Hay que hacer notar que el icono del Descenso de Cristo a los Infiernos es el icono canónico de la Resurrección en la Iglesia Ortodoxa, y no el que lo representa como un vencedor, saliendo de la Tumba. Esto puede explicarse por el hecho de que la Resurrección, en sí misma, no es lo más importante para un ortodoxo, sino más bien sus efectos, es decir, nuestra salvación de la condena eterna.

Mientras esperan la Resurrección, todos los cristianos se reúnen en la iglesia una hora antes de la medianoche, en la Vigilia Pascual. Normalmente, a medianoche, todas las velas y luces de la iglesia se apagan. Sólo la vela que cuelga junto a la Cruz de Cristo en el altar está permitida; el sacerdote tomará la Santa Luz de allí y la transmitirá a los demás, cantando la alegría de la Resurrección.

Espero haber descrito la Gran Cuaresma de un modo que los lectores de Pregunta Santoral hayan podido entender. Hay mucho que decir, por lo que es difícil distinguir lo que vale la pena debatir y lo que no. Es crucial decir que la dieta vegana es muy importante, porque permite a los cristianos concentrarse más en sus oraciones. Pero en cualquier caso, la dieta no es lo más importante en la Gran Cuaresma. El arrepentimiento, el perdón y las buenas obras son necesarias para ser mejor cristiano. Mejorada con éstos, la Comunión con el Cuerpo y la Sangre de Cristo es, de hecho, el núcleo de este tiempo de arrepentimiento y de renuncia. Ayunar durante la Cuaresma siempre aporta mayor alegría a todos, pero en cualquier caso todos están llamados a la Última Cena: los que siguen todas las normas, los que ayunan sólo una semana e incluso los que no respetan en absoluto el ayuno. Como Juan Crisóstomo escribió en su Sermón de Pascua, todos los seres humanos están llamados a gozar la Resurrección.

Os deseo a todos una Gran Cuaresma llena de alegría espiritual, combinada con arrepentimiento y buenas obras, a la espera del gran día de la Resurrección.

Mitrut Popoiu


sábado, 25 de febrero de 2017

Novo Bispo de Eucárpia


A Secretaria do Santo Sínodo do Patriarcado Ecumênico de Constantinopla emitiu o seguinte comunicado:

"O Santo Sínodo, sob a presidência de Sua Santidade o Patriarca Bartolomeu I, reuniu-se nesta sexta-feira, dia 17 de fevereiro de 2017, para tratar de vários temas da agenda sinodal. Acolhendo a proposta de Sua Santidade o Patriarca Ecuménico Bartolomeu, e por votos canónicos do Santo Sínodo da Igreja Patriarcal, o reverendo Arquimandrita Hierotheus Zacharis, abade do Mosteiro Patriarcal de Santa Irene-Chrysovalantou, em Astoria (Nova Iorque), foi eleito por unanimidade bispo com o título da outrora próspera diocese de Eucárpia”.


Fonte: www.ecclesia.org.br

ОГЛАСИТЕЛЬНЕ СЛОВО ПЕРЕД ПОЧАТКОМ СВЯТОЇ І ВЕЛИКОЇ ЧОТИРИДЕСЯТНИЦІ


Но. Прот. 118

ОГЛАСИТЕЛЬНЕ СЛОВО
ПЕРЕД ПОЧАТКОМ
СВЯТОЇ І ВЕЛИКОЇ ЧОТИРИДЕСЯТНИЦІ
+ ВАРФОЛОМІЙ
МИЛІСТЮ БОЖОЮ
АРХІЄПИСКОП КОНСТАНТИНОПОЛЬСЬКИЙ — НОВОГО РИМУ
І ВСЕЛЕНСЬКИЙ ПАТРІАРХ
УСІЙ ПОВНОТІ ЦЕРКВИ,
БЛАГОДАТЬ І МИР
ВІД СПАСИТЕЛЯ І ГОСПОДА НАШОГО ІСУСА ХРИСТА,
А ВІД НАС — МОЛИТВА, БЛАГОСЛОВІННЯ І ПРОЩЕННЯ

* * *

Благословенні браття та чада у Господі,

З ласки і чоловіколюбства Бога, ми входимо завтра на етапі Святої та Великої Чотиридесятниці, дуже вдалий час для навернення людської душі, нашої власної душі, до Господа.

Цей період є постійним сокрушенням перед розгортанням на протязі дня таємниці Бога, таємниці спасіння людини. Тому для нас можливість священного посту має спеціальну функцію: помірність i тверезість душі, яка покликана особливо під час святого цього періоду сповнення Божественних домагань відложити тимчасове і видиме і повертатися поступово до кращого і невидимого.

Скромний і грамотний Андрій Критський в своєму Великому Каноні промовляє до себе і до кожної душі страждучої і перевантаженої від спокус і відволікань в цьому житті. Святий Андрій свідомий ваги болі від гріха людської душі, в агонії вигукує: «Душе моя, душе моя, устань — чого спиш?» Цей крик, що призводить до свідомості марнославства і до невираженого страху кінця земного життя: «Кінець наближається і ти стривожишся». Перед несподіваним кінцем життя, що приходить «як злодій», Критське Світило закликає себе і кожного страждаючого і під страхом незахищеності душі: « Пробудися, щоб помилував тебе Христос Бог, що всюди є і все наповняє».

Голос православного святоотцівського вчення закликає нас, на наступному етапі, освідомити «хто ми, і де ми знаходимося, і в чому ми успішні», щоб побачити марне своє нестабільне життя і покаятися тим, що вчинили до сих пір «свідомо чи несвідомо, словом чи ділом, чи думкою, і всіма нашими почуттями» не згідно Євангелія і закону благодаті Христової, і стали знову тверезими. Тільки тоді знайдемо милість і благодать, і нас збереже Господь, що знає серце сокрушене, і внутрішнє, і таємниці, і помисли кожної людини і не буде розраховувати наші неправедні помисли, що призводять до марних і непотрібних діл.

Наша боротьба за досягнення тверезості – в покаянні за нашу нетверезість. Через покаяння, цебто через пізнання нашого стану, і через сповідь, наше життя увінчалося через «відпущення гріхів, через причастя Святого Духа, через повноту Царства Небесного». Людина стає тверезою наскільки кається її совість (див. 1 Кор. 1:12 і Рим. 2:15). Совість є дар Божий.

Браття та чада у Господі,

Ми православні християни покликані пережити час Святої та Великої Чотиридесятниці як час добросовісної настороженості і досягнення тверезості, як в момент вічності нашої православної ідентичності. Тобто, ми покликані жити з Христом, жити духовно і по-церковному. Тому що тільки в житті у Христі є можливість для нашої совісті досягти тверезості і дійти в просторі реальної свободи і безпомилкових критеріїв для нашого відродження і викуплення.

На початку цього благословенного періоду, Вселенський Патріарх і Мати, Свята Велика Церква Христа, закликають всіх православних християнських душ, що струджені та обтяжені, та невтішні від цінності і задоволення і насолоду плоті і світу цього, йти рука об руку і молитися до «Царя над царями і Господа над володарями, що приходить у жертву Себе принести і дати Себе на поживу вірним»: сподоби, Господи, всім православним вірним в мирі та з серцем сокрушеним пройти цей священний період і цей етап, що розпочинається, «тіло і душу щедро наділи й укріпи, щоб усі ми гідно завершили цей похід, і, увінчані, радісно дійшли до Господнього дня твого воскресіння, безустанно тебе прославляючи» (див. твір кира Феодора, Тріодь).

Благословляючи батьківськи Вас, возлюблені чада і вірні Матері-Церкви, і сполучені з Вами в молитвах і предстательствах, закликаємо на всіх силу Чесного і Животворящого Хреста і молитви Владичиці Богородиці, святих ангелів і всіх святих, щоб завжди були достойними назви православних, щоб управлялись і насолоджувались таким чином радістю і славою Воскресіння Господа, Кому належить держава, і подяка, і честь, і сила, і слава на віки віків. Амінь.

Свята і Велика Чотиридесятниця 2017р.

+ Варфоломій Константинопольський,
Палкий молитвенник перед Богом за всіх вас

Domingo del Perdón. Lecturas de la Divina Liturgia


Rm 13,11-14;15,1-4: Y haced esto conociendo el tiempo, que ya es hora de despertaros del sueño; porque ahora la salvación está más cercana de nosotros que cuando creímos.   La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz. Andemos decentemente, como de día; no con glotonerías y borracheras, ni en pecados sexuales y desenfrenos, ni en peleas y envidia.  Más bien, vestíos del Señor Jesucristo, y no hagáis provisión para satisfacer los malos deseos de carne.  Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.  Porque uno cree que puede comer de todo, y el débil come sólo verduras.   El que come no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido. Tú, ¿quién eres que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie o cae; pero será afirmado, porque poderoso es el Señor para afirmarle.

Mt 6,14-21: Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial también os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas. “Cuando ayunéis, no os hagáis los decaídos, como los hipócritas, que descuidan su apariencia para mostrar a los hombres que ayunan. De cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lávate la cara, de modo que no muestres a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto. Y tu Padre que ve en secreto te recompensará. “No acumuléis para vosotros tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido corrompen, y donde los ladrones se meten y roban. Más bien, acumulad para vosotros tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido corrompen, y donde los ladrones no se meten ni roban.  Porque donde esté tu tesoro, allí también estará tu corazón.

viernes, 24 de febrero de 2017

Participación de nuestra Iglesia en un acto a favor de los refugiados en Jerez de la Frontera (Cádiz)



El jueves 23 de febrero de 2017, convocado por las asociaciones e instituciones que conforman "Jerez Ciudad Refugio", tuvo lugar en el Patio de Armas del Alcázar la lectura de un manifiesto iluminado por la luz de velas.

El encuentro a favor de los refugiados contó con la participación de cristianos católicos, evangélicos y ortodoxos, así como creyentes musulmanes y personas de buena voluntad en general.

Elevemos nuestras oraciones y acción por tantos inocentes víctimas de la guerra y el fanatismo.

jueves, 23 de febrero de 2017

¡Por muchos años, Señor!


En este día de su Onomástica felicitamos a Su Eminencia Policarpo, Arzobispo Metropolitano de España y Portugal y Exarca del Mar Mediterráneo, y le pedimos a Dios que siga concediéndole un ministerio lleno de frutos espirituales digno de su nombre (poly-karpos).

¡Por muchos años, Señor!

martes, 21 de febrero de 2017

Recepção em Constantinopla a clero da nossa Metrópole



No domingo 19 de fevereiro de 2017 Sua Santidade o Patriarca Ecuménico Bartolomeu recebeu em audiência privada clérigos do Vicariato de Portugal e Galiza da Sacra Metrópole de Espanha e Portugal.

Sua Santidade agradeceu ao clero pela sua obediência e fidelidade ao Patriarcado Ecuménico, ofereceu ao Arquimandrita Philip uma cruz de ouro do Santo e Grande Concílio e concedeu a Cruz Patriarcal ao Hieromonge Juvenal (Mulyarchuk) e ao Pe. Manuel Sumares.


В неділю 19 лютого, 2017, Його Всесвятість Патріарх Варфоломей прийняв на приватну аудієнцію священнослужителів Вікаріату Португалії, що належать до Митрополії Іспанії і Португалії.

Його Всесвятість подякував священникам за їх послух і відданість Вселенській Патріархії. Патріарх Варфоломей подарував Архімандриту Філіпу золотий хрест від Святого Великого Собору і нагородив Патріаршим хрестом ієромонаха Ювеналія і священика Мануела Сумареш.

Visita pastoral de S.E. Policarpo a Valencia (Comunidad Valenciana)



El domingo 12 de febrero de 2017, Domingo II del Triodio o Domingo del Hijo Prodigo, Su Eminencia Rvdma. Policarpo, Metropolita de España y Portugal, ha celebrado la Divina Liturgia en el templo de nuestra Parroquia Greco-Ortodoxa de San Jorge Gran Mártir el Triunfador y San Vicente Mártir y Diácono, en Valencia.

El Metropolita, en su homilía, basándose en la lectura evangélica del día, ha hecho referencia a la importancia del arrepentimiento y a la misericordia amorosa de Dios Padre, deseando a todos los presentes una bendita y santa Gran Cuaresma de Pascua.

Al final de la Liturgia ha celebrado el Oficio de Conmemoración por nuestro hermano Elías, activo parroquiano originario de la Tierra Santa de Nazaret.

domingo, 19 de febrero de 2017

Divina Liturgia para a comunidade ucraniana em Constantinopla


No domingo 19 de fevereiro de 2017 o P. Arquimandrita Philip, Vigário Metropolitano para Portugal e Galiza, participou na Divina Liturgia celebrada para a comunidade ucraniana na Igreja Patriarcal de São Jorge, em Constantinopla.

Na cerimónia foram comemorados os mortos durante o Holodomor (1932-1933) e na recente guerra na Ucrânia.

ΛΟΓΟΣ ΚΑΤΗΧΗΤΗΡΙΟΣ ΕΠΙ Τῌ ΕΝΑΡΞΕΙ ΤΗΣ ΑΓΙΑΣ ΚΑΙ ΜΕΓΑΛΗΣ ΤΕΣΣΑΡΑΚΟΣΤΗΣ


Ἀριθμ. Πρωτ. 118

ΛΟΓΟΣ ΚΑΤΗΧΗΤΗΡΙΟΣ
ΕΠΙ Τῌ ΕΝΑΡΞΕΙ
ΤΗΣ ΑΓΙΑΣ ΚΑΙ ΜΕΓΑΛΗΣ ΤΕΣΣΑΡΑΚΟΣΤΗΣ
+ Β Α Ρ Θ Ο Λ Ο Μ Α Ι Ο Σ
ΕΛΕῼ ΘΕΟΥ
ΑΡΧΙΕΠΙΣΚΟΠΟΣ ΚΩΝΣΤΑΝΤΙΝΟΥΠΟΛΕΩΣ - ΝΕΑΣ ΡΩΜΗΣ
ΚΑΙ ΟΙΚΟΥΜΕΝΙΚΟΣ ΠΑΤΡΙΑΡΧΗΣ
ΠΑΝΤΙ Τῼ ΠΛΗΡΩΜΑΤΙ ΤΗΣ ΕΚΚΛΗΣΙΑΣ,
ΧΑΡΙΣ ΕΙΗ ΚΑΙ ΕΙΡΗΝΗ
ΠΑΡΑ ΤΟΥ ΣΩΤΗΡΟΣ ΚΑΙ ΚΥΡΙΟΥ ΗΜΩΝ ΙΗΣΟΥ ΧΡΙΣΤΟΥ,
ΠΑΡ᾿ HΜΩΝ ΔΕ ΕΥΧΗ, ΕΥΛΟΓΙΑ ΚΑΙ ΣΥΓΧΩΡΗΣΙΣ

* * *

Ἀδελφοί καὶ τέκνα ἐν Κυρίῳ εὐλογημένα,

Διὰ τῆς χάριτος καὶ τῆς φιλανθρωπίας τοῦ Θεοῦ εἰσερχόμεθα ἀπὸ τῆς αὔριον εἰς τὸ στάδιον τῆς Ἁγίας καὶ Μεγάλης Τεσσαρακοστῆς, τῆς καταλληλοτέρας περιόδου διὰ τὴν στροφὴν τῆς ἀνθρωπίνης ψυχῆς, τῆς ἰδικῆς μας ψυχῆς, πρὸς τὸν Κύριον.

Ἡ περίοδος αὐτὴ εἶναι μία διαρκὴς κατάνυξις ἐνώπιον τοῦ ἐκτυλισσομένου καθ᾿ ἡμέραν μυστηρίου τοῦ Θεοῦ, τοῦ μυστηρίου τῆς σωτηρίας τοῦ ἀνθρώπου. Διὰ τοῦτο ἡ παρεχομένη εἰς ἡμᾶς εὐκαιρία τῶν Ἱερῶν Νηστειῶν ἔχει ἓν ἰδιαίτερον χαρακτηριστικόν: τὴν ἀνάνηψιν καὶ τὴν νῆψιν τῆς ψυχῆς, ἡ ὁποία καλεῖται ἰδιαιτέρως κατὰ τὴν γέμουσαν θείων προτροπῶν καὶ ἁγιότητος περίοδον αὐτὴν νὰ συνειδητοποιήσῃ τὰ παροδικὰ καὶ τὰ ὁρώμενα καὶ νὰ μεταβῇ σταδιακῶς πρὸς τὰ μείζονα καὶ τὰ κρείττονα, πρὸς τὰ ἀόρατα.

Ἀναγλύφως καὶ ἐπιγραμματικῶς Ἀνδρέας ὁ Κρήτης διὰ τοῦ Μεγάλου Κανόνος του ὁμιλεῖ πρὸς ἑαυτὸν καὶ πρὸς πᾶσαν ψυχὴν θλιβομένην καὶ καταπονουμένην ὑπὸ τῶν πειρασμῶν καὶ τῶν περισπασμῶν τῆς παρούσης ζωῆς. Συναισθανόμενος ὁ Ἅγιος τὸ βάρος τῆς πονεμένης ἀπὸ τὴν ἁμαρτίαν ἀνθρωπίνης ψυχῆς, ἐν ἀγωνίᾳ κραυγάζει: «Ψυχή μου, ψυχή μου, ἀνάστα τί καθεύδεις;». Ἡ κραυγὴ αὐτὴ ὁδηγεῖ εἰς τὴν συνειδητοποίησιν τῆς ματαιότητος καὶ εἰς τὸν ἀνέκφραστον φόβον τοῦ τέλους τῆς ἐπιγείου ζωῆς: «τὸ τέλος ἐγγίζει καὶ μέλλεις (ψυχή μου) θορυβεῖσθαι». Ἐνώπιον τοῦ ἀπροσδοκήτου τέλους τῆς ζωῆς ποὺ ἔρχεται «ὡς κλέπτης ἐν νυκτί», καλεῖ ἑαυτὸν ὁ τῆς Κρήτης Φωστὴρ καὶ κάθε πονεμένην καὶ ὑπὸ τοῦ φόβου τῆς ἀνασφαλείας διακατεχομέ-νην ψυχήν: «Ἀνάνηψον», λοιπόν, «ἵνα φείσηταί σου Χριστὸς ὁ Θεός, ὁ πανταχοῦ παρὼν καὶ τὰ πάντα πληρῶν».

Ἡ Ὀρθόδοξος Πατερικὴ διδασκαλία καὶ φωνὴ μᾶς καλεῖ, κατὰ τὸ ἐνώπιόν μας στάδιον, νὰ συναισθανθῶμεν ὁ καθεὶς «ποῖοι εἴμεθα, ποῦ εὑρισκόμεθα καὶ ποῦ ὑπάγομεν», ποῦ κατευθυνόμεθα δηλαδή. Νὰ αἰσθανθῶμεν τὸ μάταιον τοῦ προσκαίρου βίου καὶ νὰ μετανοήσωμεν δι᾿ ὅσα «ἐν γνώσει ἢ ἐν ἀγνοίᾳ, ἐν λόγοις ἢ ἐν ἔργοις, ἐν ἐπιτηδεύμασι καὶ πάσαις (ἡμῶν) ταῖς αἰσθήσεσιν» εἰργάσθημεν μέχρι τοῦδε ὄχι κατὰ τὸ εὐαγγέλιον καὶ τὸν νόμον τῆς Χάριτος τοῦ Χριστοῦ καὶ νὰ ἀνανήψωμεν. Μόνον τότε θὰ εὕρωμεν ἔλεος καὶ χάριν καὶ θὰ μᾶς φεισθῇ ὁ ἐτάζων καρδίας καὶ νεφροὺς καὶ τὰ κρύφια πάντα τῶν ἀνθρώπων καὶ τοὺς λογισμοὺς γιγνώσκων Κύριος καὶ δὲν θὰ μᾶς καταλογίσῃ τοὺς ἀδίκους λογισμούς, οἱ ὁποῖοι ὁδηγοῦν εἰς μάταια καὶ ἀνώφελα ἔργα.

Ὁ ἐνώπιόν μας ἀγὼν συμποσοῦται εἰς τὴν νῆψιν καὶ εἰς τὴν ἀνάνηψίν μας, εἰς τὴν μετάνοιαν. Διὰ τῆς μετανοίας, διὰ τῆς ἐπιγνώσεως τῆς καταστάσεώς μας δηλαδή, καὶ διὰ τῆς ἐξομολογήσεως, ἡ ζωή μας στεφανώνεται διὰ «τῆς ἀφέσεως τῶν ἁμαρτιῶν, διὰ τῆς κοινωνίας τοῦ Ἁγίου Πνεύματος, διὰ τοῦ πληρώματος τῆς βασιλείας τῶν οὐρανῶν». Ἡ ἀνάνηψις ταυτίζεται πρὸς τὴν συνείδησιν τοῦ μετανοοῦντος ἀνθρώπου (Πρβλ. Β΄ Κορ. α΄, 12 καὶ Ρωμ. β΄, 15). Ἡ συνείδησις εἶναι δῶρον τοῦ Θεοῦ.

Ἀδελφοὶ καὶ τέκνα ἐν Κυρίῳ,

Καλούμεθα οἱ Ὀρθόδοξοι Χριστιανοὶ νὰ βιώσωμεν τὴν περίοδον τῆς Ἁγίας καὶ Μεγάλης Τεσσαρακοστῆς ὡς χρόνον συνειδησιακῆς νήψεως καὶ ἀνανήψεως, ὡς στιγμὴν αἰωνιότητος τῆς Ὀρθοδόξου ταυτότητός μας. Δηλαδή, καλούμεθα νὰ ζήσωμεν καὶ νὰ συμβιώσωμεν μὲ τὸν Χριστόν. Νὰ ζήσωμεν ἐκκλησιαστικῶς καὶ πνευματικῶς. Διότι μόνον εἰς τὴν ἐν Χριστῷ ζωὴν ὑπάρχει ἡ δυνατότης νὰ ἀνανήψῃ ἡ συνείδησίς μας καὶ νὰ ἀνέλθωμεν εἰς τὸν χῶρον τῆς πραγματικῆς ἐλευθερίας καὶ τῶν ἀλανθάστων κριτηρίων πρὸς ἀνάπαυσιν καὶ λύτρωσίν μας.

Κατὰ τὴν ἔναρξιν τῆς εὐλογημένης ταύτης περιόδου, ὁ Οἰκουμενικὸς Πατριάρχης καὶ ἡ Μήτηρ Ἁγία τοῦ Χριστοῦ Μεγάλη Ἐκκλησία ἐπισκέπτονται πᾶσαν Ὀρθόδοξον Χριστιανὴν ψυχὴν κοπιῶσαν καὶ πεφορτισμένην καὶ ἀπαραμύθητον ὑπὸ τῶν ἀξιῶν καὶ ἡδονῶν καὶ ἀπολαύσεων τῆς σαρκὸς καὶ τοῦ κόσμου τούτου, συμπορεύονται καὶ συμπροσεύχονται πρὸς τὸν «προσερχόμενον σφαγιασθῆναι καὶ δοθῆναι εἰς βρῶσιν τοῖς πιστοῖς Βασιλέα τῶν βασιλευόντων καὶ Κύριον τῶν κυριευόντων»: Ἀξίωσον, Κύριε, πάντας τοὺς Ὀρθοδόξους πιστοὺς ἐν εἰρήνῃ καὶ συντριβῇ καρδίας νὰ διαπορευθοῦν τὴν ἱερὰν περίοδον καὶ τὸ ἀνοιγόμενον στάδιον, «χαριτῶν καὶ δυναμῶν ὅπως προφθάσω-μεν, ἐκτελέσαντες τὸν δρόμον ἀνδρικῶς, τὴν κυρίαν ἡμέραν τῆς Ἀναστάσεώς Σου, καὶ ἐν χαρᾷ στεφανηφοροῦντες αὐτὴν ἀκαταπαύστως αἰνέσωμεν» (πρβλ. ποίημα κυρίου Θεοδώρου, Τριώδιον).

Εὐλογοῦντες πατρικῶς ὑμᾶς, τέκνα ἀγαπητὰ καὶ πιστὰ τῆς Μητρὸς Ἐκκλησίας, καὶ ἡνωμένοι μαζί σας ἐν προσευχαῖς καὶ δεήσεσιν, ἐπικαλούμεθα ἐπὶ πάντας τὴν δύναμιν τοῦ Τιμίου καὶ ζωοποιοῦ Σταυροῦ καὶ τὰς πρεσβείας τῆς Κυρίας Θεοτόκου, τῶν ἁγίων Ἀγγέλων καὶ πάντων τῶν Ἁγίων, ὥστε ἅπαντες ἀξίως τῆς κλήσεως ἡμῶν ὡς Ὀρθοδόξων νὰ πολιτευθῶμεν, καὶ νὰ ἀπολαύσωμεν τοιουτοτρόπως τῆς τρυφῆς καὶ τῆς δόξης τῆς Ἀναστάσεως τοῦ Κυρίου, εἰς Ὃν τὸ κράτος καὶ ἡ εὐχαριστία καὶ ἡ τιμὴ καὶ ἡ δύναμις καὶ ἡ δόξα εἰς τοὺς αἰῶνας τῶν αἰώνων. Ἀμήν.

Ἁγία καὶ Μεγάλη Τεσσαρακοστὴ ,βιζ´

† Ὁ Κωνσταντινουπόλεως
διάπυρος πρὸς Θεὸν εὐχέτης πάντων ὑμῶν

-----------------------

Ἀναγνωσθήτω ἐπ᾿ ἐκκλησίας κατὰ τὴν Κυριακὴν τῆς Τυρινῆς, κς΄ Φεβρουαρίου, ἀμέσως μετὰ τὸ Ἱερὸν Εὐαγγέλιον.

Domingo del Juicio Final (de Carnaval). Lecturas de la Divina Liturgia


1 Cor 8,8-9,2: Hermanos, no es ciertamente la comida lo que nos acerca a Dios; ni va a faltarnos por no comer, ni va a sobrarnos por comer. Pero tengan cuidado que esa, su libertad no sirva de tropiezo a los débiles. En efecto, si alguien te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un templo de ídolos, ¿no se creerá autorizado por su conciencia, que es débil, a comer de lo sacrificado a los ídolos? Y por tu conocimiento se pierde el débil: ¡Un hermano por quien murió Cristo! Y pecando así contra sus hermanos, hiriendo su conciencia, que es débil, pecan contra Cristo. Por tanto, si un alimento causa escándalo a mi hermano, nunca comeré carne para no dar escándalo a mi hermano. ¿No soy yo libre? ¿No soy yo Apóstol? ¿Acaso no he visto yo a Jesús, Señor nuestro? ¿No son ustedes mi obra en el Señor? Si para otros no soy yo Apóstol, para ustedes sí que lo soy; ¡Ustedes son el sello de mi apostolado en el Señor!

Mt 25,31-46: Dijo el Señor: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria. Serán congregadas delante de Él todas las naciones, y Él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos. Pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda. Entonces dirá a los de su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, hereden el Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; era forastero, y me acogieron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo y me visitaron; en la cárcel, y vinieron a verme”. Entonces los justos responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?” Y el Rey les dirá: “En verdad les digo, que cuanto hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicieron”. Entonces dirá también a los de su  izquierda: “Apártense de Mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; era forastero, y no me acogieron; estaba desnudo, y no me vistieron; enfermo y en la cárcel, y no me visitaron”. Entonces dirán también éstos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?” Y Él entonces les responderá: “En verdad les digo, que cuanto dejaron de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejaron de hacerlo”. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la Vida Eterna”.

jueves, 16 de febrero de 2017

Novo sacerdote da nossa Metrópole na Madeira



Na quarta-feira 15 de fevereiro de 2017 o Pe. Andriy Chornous, de origem ucraniana, foi recebido como sacerdote da Sacra Metrópole de Espanha e Portugal por Sua Eminência o Metropolita Policarpo numa cerimónia celebrada na Co-catedral de São Pantaleão, no Porto.

O Pe. Andriy foi logo designado pároco da Paróquia dos Santos Cirilo e Metódio, na Ilha da Madeira.

Bem-vindo à nossa Metrópole, caro Padre Andriy!

sábado, 11 de febrero de 2017

Domingo del Hijo Pródigo. Lecturas de la Divina Liturgia



1 Cor 6,12-20: Todas las cosas me son lícitas, pero no todo me conviene. Todas las cosas me son lícitas, pero yo no me dejaré dominar por ninguna. La comida es para el estómago, y el estómago para la comida, pero Dios destruirá tanto al uno como a la otra. El cuerpo no es para la inmoralidad sexual, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. Pues como Dios levantó al Señor, también a nosotros nos levantará por medio de su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo para hacerlos miembros de una prostituta? ¡De ninguna manera! ¿O no sabéis que el que se une con una prostituta es hecho con ella un solo cuerpo? Porque dice: Los dos serán una sola carne. Pero el que se une con el Señor, un solo espíritu es. Huid de la inmoralidad sexual. Cualquier otro pecado que el hombre cometa está fuera del cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo. ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que mora en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Pues habéis sido comprados por precio. Por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo.

Lc 15,11-32: Un hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: "Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde." Y él les repartió los bienes. No muchos días después, habiendo juntado todo, el hijo menor se fue a una región lejana, y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. Cuando lo hubo malgastado todo, vino una gran hambre en aquella región, y él comenzó a pasar necesidad. Entonces fue y se allegó a uno de los ciudadanos de aquella región, el cual le envió a su campo para apacentar los cerdos. Y él deseaba saciarse con las algarrobas que comían los cerdos, y nadie se las daba. Entonces volviendo en sí, dijo: "¡Cuántos jornaleros en la casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré, iré a mi padre y le diré: 'Padre, he pecado contra el cielo y ante ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.'" Se levantó y fue a su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre le vio y tuvo compasión. Corrió y se echó sobre su cuello, y le besó. El hijo le dijo: "Padre, he pecado contra el cielo y ante ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo." Pero su padre dijo a sus siervos: "Sacad de inmediato el mejor vestido y vestidle, y poned un anillo en su mano y calzado en sus pies. Traed el ternero engordado y matadlo. Comamos y regocijémonos, porque este mi hijo estaba muerto y ha vuelto a vivir; estaba perdido y ha sido hallado." Y comenzaron a regocijarse. Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando vino, se acercó a la casa y oyó la música y las danzas. Después de llamar a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. Éste le dijo: "Tu hermano ha venido, y tu padre ha mandado matar el ternero engordado, por haberle recibido sano y salvo." Entonces él se enojó y no quería entrar. Salió, pues, su padre y le rogaba que entrase. Pero respondiendo él dijo a su padre: "He aquí, tantos años te sirvo, y jamás he desobedecido tu mandamiento; y nunca me has dado un cabrito para regocijarme con mis amigos. Pero cuando vino éste tu hijo que ha consumido tus bienes con prostitutas, has matado para él el ternero engordado." Entonces su padre le dijo: "Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. Pero era necesario alegrarnos y regocijarnos, porque este tu hermano estaba muerto y ha vuelto a vivir; estaba perdido y ha sido hallado".

domingo, 5 de febrero de 2017

Cristianos Socialistas PSOE invita a la comunidad cristiana ortodoxa al Foro Tender Puentes de Madrid


Estimad@s amig@s:

Os invitamos al próximo FORO TENDER PUENTES DE MADRID, iniciativa promovida por el grupo de Cristianos Socialistas PSOE. 

En esta ocasión os convocamos a reflexionar sobre “EL HECHO RELIGIOSO EN LA ESCUELA”, queremos realizar una reflexión sobre el papel del hecho religioso en la sociedad y en particular, en los centros educativos. Os proponemos un diálogo sobre la importancia que tiene educarse en la búsqueda del por qué y del para qué de las cosas como uno de los ejes de la educación integral de la persona.

Nos gustaría centrar la reflexión sobre los argumentos que favorecen una escuela pública que apuesta por una formación global y de calidad, que considera el conocimiento y la formación sobre el hecho religioso como un medio para una autentica formación plena del alumnado, como individuos y como ciudadanos.

Por estas y otras razones que (vosotros y vosotras) aportaréis, os invitamos a participar en el FORO TENDER PUENTES DE MADRID del próximo día 27 de febrero (lunes) a las 19h45m en la Parroquia de San Estanislao de Kostka (Calle Dr. Esquerdo 97 Metro: Sainz de Baranda Línea 6 y 9 Bus: 56), recordando que pretendemos, sobre todo, un diálogo abierto entre los/as asistentes. Los intervinientes serán Esther Jiménez (Secretaria de Organización USO-FEUSO Madrid), Pilar Sánchez López y Juan Carlos Sánchez Blasco (Profesores Cristianos de la Escuela Pública). Modera Juan Carlos González Sanz (Coordinador Federal de Cristianos Socialistas PSOE).

Gracias por vuestra colaboración. Recibid un cordial saludo y os animamos a participar y a difundir esta nueva convocatoria del FORO TENDER PUENTES DE MADRID.

Un saludo,

Juan Carlos González Sanz
Coordinador del Grupo de Cristianos Socialistas PSOE